martes, 15 de junio de 2021

Dicen:"No hay 5º malo" - 2021

 


QUINTO DISCO

Como muchos de vosotros sabéis, hemos empezado a trabajar en un nuevo disco del grupo. Por ahora es todo muy incipiente: hemos recopilado bastantes canciones, dances, jotas…  Casi todo inédito. Estamos planteando la temática y estructura del disco, trascribiendo partituras, seleccionando el material y plasmando las diferentes ideas que se han ido recogiendo en las reuniones previas de preparación.

Nos gustaría que a la vuelta a los ensayos (¡que esperemos sea pronto…!) podamos tener las piezas claves preparadas para poder ir ensayándolas entre todos. Ya veréis que en general son sencillas, pero muy bonitas y variadas. Tenemos instrumentales, cantos solistas, cantos grupales, diferentes ritmos… Creo que nos pueden dar mucho juego.

El grupo ha puesto con los otros cuatro discos el listón muy alto. Esto nos obliga a seguir en esa misma línea, en buscar un trabajo de calidad y de referencia en el folclore aragonés.

Aún queda mucho por hacer: un disco requiere bastantes tareas (preparación y adaptación de piezas, ensayos, grabación…) y buena coordinación. Pero con la ayuda de todos los que quieran colaborar, y con la ilusión y ganas que le vamos a poner, creo que no tardaremos mucho en tener en nuestras manos  –o en la nube, o en Spotify...–  este nuevo disco.

Óscar Tesa

Publicado en la newsletter del Grupo "De Capazo", núm 9  (Primer Trim. 2021)

sábado, 12 de junio de 2021

Viaje al Périgord (Francia) - 1979

BRANTOMME

1 de julio de 1979

LXe

FÉLIBRÉE

de Bournat du Périgord

PROGRAMA

 de la

FIESTA NOCTURNA

9:00 p.m .: JARDIN DE LOS MONJES

En un entorno verde. agua y luz

el grupo folclórico

** ALTO ARAGÓN **

de JACA (España)

presenta

 

UN ESPECTÁCULO DE BAILES "JOTAS". :

“JOTAS CANTADAS” “PALOTEAOS”

EN TRAJES REGIONALES

| 11:00 pm: En el puente en ángulo

FUEGOS ARTIFICIALES |

"El país de las hadas resplandeciente"

 

y para terminar la noche:

PLAZA D'ALBRET

GRAN BAILE GRATIS


 animado por JACK VARE y su formación 



BRANTOME

1er Juillet 1979

LXe

FÉLIBRÉE

du Bournat du Périgord

PROGRAMME

de la

FETE DE NUIT

21 h 00 : JARDIN DES MOINES

Dans un cadre de verdure, d'eau et de lumiére

le groupe folklorique

**ALTO ARAGÓN**

de JACA (Espagne)

présente

 

UN SPECTACLE DE «JOTAS» DANSES. :

“ JOTAS CANTADAS”  “ PALOTEAOS”

EN COSTUMES REGIONAUX

| 23 h 00 : Sur le pont coude FEU D'ARTIFICE |

«Féerie Scintillente »

 

et pour terminéz la nuit :

PLACE D'ALBRET

GRAND BAL GRATUIT

animé par JACK VARE et sa formation

*****************************************


miércoles, 9 de junio de 2021

En el Concurso de Jota de Sallent de Gállego - 2021

 Organizado por el Ayuntamiento de Sallent de Gállego y la Asociación Folklórica Grupo de Sallent de G. se celebró el pasado día 6 una de las fases del concurso de jota. Participaron en esta edición Carlos Franco Gil y Domingo Hernández Alonso, cantadores y componentes de la rondalla del Grupo F. “Alto Aragón”. También lo hizo Inés Hernández Giménez, que forma parte de nuestra Escuela de Canto.

Les deseamos obtengan los mejores resultados posibles. Una muestra de sus intervenciones en estos vídeos.

Álvaro

Domingo y Carlos

Carlos

Inés






miércoles, 2 de junio de 2021

Cocina de Cuaresma - 2021

 LA COCINA DE CUARESMA Y SEMANA SANTA EN EL ALTO ARAGÓN

 La Cuaresma (en latín: quadragesima, ‘cuadragésimo día -antes de la Pascua) es el tiempo litúrgico del calendario cristiano destinado a la preparación espiritual de la fiesta de la Pascua. La Pascua es la fiesta central del cristianismo, en la que se conmemora la resurrección de Jesucristo al tercer día después de haber sido crucificado.

Se trata de cuarenta días de purificación e iluminación interna, celebrado en la Iglesia católica, entre otras. Días en los que desapegarse de lo terreno y experimentar la presencia de Dios mediante tres medios clásicos, el ayuno, la oración y la limosna.

En el primero de ellos, el ayuno, nos centraremos para intentar relacionar qué  era lo que se cocinaba en ese periodo en el Alto Aragón durante estos cuarenta días de un periodo tan especial.

En esta “cuarentena” prevalecía la moderación, quien ayuna reduce sus necesidades comiendo menos, y en este contexto los productos estrella de la cocina eran el bacalao, los huevos y otros pescados que poco a poco se fueron incorporando. Era típico también cocinar una merluza en salsa verde con almejas, siendo fundamentales las legumbres con especial dedicación a los garbanzos. Precisamente en tratados de medicina publicados en los siglos XV y XVI se aconsejaba la ingesta de garbanzos y perejil como un alimento de sorprendentes efectos terapéuticos. Huevos, bacalao y garbanzos eran cocinados en todas sus variantes, así como los postres donde prevalecen las torrijas, los buñuelos, los crespillos, las natillas, el flan de huevos y el arroz con leche.

Merluza en salsa verde con almejas

Entre los platos salados era frecuente cenar, tras la procesión de Jueves Santo, los típicos huevos duros aliñados con ajo y perejil, que se dejaban previamente hechos a la procesión. Un plato contundente y muy repetido a lo largo de la cocina altoaragonesa eran los garbanzos en salsa con espinacas y bacalao. También se elaboraban con tortilla de bacalao, que se servía junto a los garbanzos.

Los huevos eran cocinados en múltiples platos. Entre los más contundentes, el ajoarriero, que además funde también con el uso del bacalao, de nuevo. Bacalao con patatas y buñuelos de bacalao completan el menú de este periodo.

 Buñuelos de bacalao                 Ajoarriero

 La cuaresma comienza el miércoles de ceniza, el pasado 17 de febrero, y concluye antes de la Misa de la Cena del Señor el Jueves Santo, este año el día 1 de abril, así aún quedan días para elaborar y probar estos platos que siguen totalmente vigentes hoy en día.

Con vuestro permiso, os invito a que practiquemos la cuaresma, cojamos fuerzas, renovemos nuestro espíritu y preparemos el retorno a los ensayos, cuando podamos, tras esta penitencia necesariamente impuesta por Sanidad. Salud

Isabel Castillo Pes

Publicado en la newsletter del Grupo "De Capazo", núm 9  (Primer Trim. 2021)

martes, 18 de mayo de 2021

Algo sobre Carnaval - 2021

 ALGO SOBRE CARNAVAL

 Difícil tarea la encomendada: explicar en breves líneas en qué consiste la fiesta de carnaval. Para ello vamos a comenzar con tres consideraciones importantes:

1ª.-  El tiempo de carnaval. ¿Por qué no se celebra en el verano o en el otoño, y sí en invierno? A santo de qué a mediados de febrero todo el mundo se vuelve loco por disfrazarse.

2ª.- Las formas actuales del carnaval, en su mayoría, bien poco tienen que ver con la manera antigua con la que se celebraba.

Cuadrilla del G.F. Alto Aragón,
 1º premio de grupos en el Carnaval
 de 1986 (Foto: M. Tomeo)
3ª.- El carnaval es la fiesta de las fiestas.

         Empezaremos por la primera. Pasada la Navidad, ya es carnaval. Así lo expresaban los antiguos. Y es que durante el período de tiempo que va de principios de enero hasta el Miércoles de Ceniza en que comienza la Cuaresma cristiana, las gentes entendían que se podían realizar determinados excesos (el carnaval es exceso) que en otro momento no estarían tan bien vistos. Los días más señalados de este tiempo comenzaban en Jueves Lardero, para terminar el Martes de Carnaval, justo antes del Miércoles de Ceniza (que no de cecina).

 •       En ese día comenzaba la Cuaresma, tiempo de preparación para los cristianos de la Semana Santa. La Cuaresma son los cuarenta días anteriores al Domingo de Ramos: tiempo de penitencia, de recogimiento espiritual, de ayunos y abstinencias de carne, de caridad, de privaciones, etc. Y una vez comenzada, la fiesta  terminó. El Carnaval, por si acaso, es el tiempo de los excesos en la juerga, en la comida y bebida, en la provocación… Era la otra cara de la moneda.

 •       En cuanto a las formas antiguas, caben dos posibilidades: el carnaval urbano y el rural. En el primero de ellos, primaba el espectáculo, el desorden muy ordenado, los desfiles, los bailes de sociedad, las lifaras brillaban por su escasez… Había hasta concurso de disfraces.

  En el segundo de ellos, el que se realizaba en el mundo rural, primaba la juerga y no el espectáculo; los disfraces se confeccionaban con las sobras de la casa; las comidas tendían al exceso sin medida, pues al llegar Doña Cuaresma las carnes empezaban a escasear (como casi todo el año, por cierto); los jóvenes se juntaban sin mucha organización para ir  por las casas a beber y robar algún que otro crespillo; se hacían bailes y música con lo que había en el lugar, etc.

 •       Actualmente. ¿Y entonces, cómo interpretamos lo que vemos en la actualidad? Pues estamos, por lo general, ante un carnaval desnaturalizado. Priman, casi totalmente, las formas urbanas (Jaca lo es): desfiles, concursos, disfraces comerciales… Mucho espectáculo y poca juerga. ¡Pero, si incluso se importan formas y maneras tan alejadas de nosotros como el carnaval brasileño con samba incluida! ¡En el Pirineo!

En el mundo de nuestros pueblos, algunas costumbres, como ciertos disfraces, comenzaron a ser vistas como propias del lugar, es decir,  típicas de tal o cual sitio y son representadas con el tipismo adecuado. Con ello han perdido esa espontaneidad que se les suponía, en favor de unos nuevos espectáculos.

•        Los disfraces. Algo importante y básico tienen ambos carnavales en común: la necesidad de romper el orden establecido mediante disfraces y la realización de voces extrañas.


 Disfrazado, uno puede ser aquello que no es: el hombre, mujer; el pobre, rico; el guapo, feo; el bajo, alto; el labrador, señorito… Y viceversa. Y que nadie sepa quién eres, ni siquiera mediante tu voz, que la enmascararás con relinchos y voz fingida para que nadie te conozca… Y si eso sucede, ¿qué cosas no podrás hacer? Caras tiznadas, cuerpos cubiertos con sábanas y colchas viejas, ropas a punto de desaparecer, pieles, zapatos rotos…, todo vale para la provocación.

•        Don Carnal. Don Carnal, Carnaval, el Peirote, Cornelio Zorrilla, el muyon, Sant Pançard…, con estos nombres se conoce a la figura principal de esta fiesta en el Pirineo. Suele ser un muñeco grotesco que se pasea por la localidad y al que finalmente se ajusticia. Todo ello, tras un juicio popular en el que se le declara culpable de todos los males que han sucedido en el pueblo durante el año: robos, disgustos, accidentes, desastres…, todo vale para culparle y, finalmente, ser llevado a la hoguera. El fuego purificador limpiará al pueblo de todo mal y así, con el culpable desaparecido, la sociedad renacerá ante el nuevo año. No hay carnaval sin este personaje, sin su juicio y sin el fuego purificador que nos librará del mal.

•        El ruido y la ceniza.  No hay carnaval, tampoco, sin ruido ensordecedor que indique que todo está cambiando, que el día ha llegado. Y qué mejor manera de hacerlo que con esquillas, cañones, cuartizos, trucos, truquetas…, con toda clase de instrumentos que se tuviese a mano. El arrojar a los viandantes ceniza, harina, azulete…, formaba parte de esas gracias de carnaval. Ya se sabe, el que no sepa aguantar una broma…

•        La tradición recuperada. En la actualidad, el carnaval urbano se ha impuesto sin remedio alguno. Algunos de nuestros pueblos, sin embargo, han querido recuperar en mayor o menor grado, las formas antiguas que todavía recordaban los mayores y que podían servir tanto de diversión para los del lugar como de cierto reclamo periodístico que les diese cierta notoriedad. Junto a trangas, onsos, madamas…, y demás, se mezclan sin problema alguno los disfrazados de princesas, piratas, astronautas o Mickey Mouse.

 

Carnaval escolar de Berdún, año 1990 (Foto: M. Tomeo)

•        Bielsa es, sin lugar a dudas, quien ha conservado muchas de esas formas antiguas del viejo carnaval rural. Sus trangas, onsos, amontatos, madamas…, forman ya parte de la imagen que todos tenemos del antiguo carnaval rural, pero ¿quién puede decir que aquello no es un puro espectáculo a la manera urbana?

Ansó también recuperó hace pocos años gran parte de los disfraces que antiguamente poblaban su carnaval: os sembradós, que lanzan harina a quien menos se lo espera; o Toledo, con sus cuernos; os onsos, con sus orejas-zapatillas; as fantasmas… Todo ello si el carnaval biarnés no hace acto de presencia, pues con ellos se incorpora Sant Pançard y todos los personajes del otro lado de los Pirineos. La tradición dice que este personaje vive escondido durante todo el año en este lado de las montañas y que en carnaval regresa a Pau a rendir cuentas. Desde hace años (10 o 12) los montañeses de ambos lados celebran juntos la marcha de San Pançard hacia su tierra bearnesa.

En Torla, Carnaval va disfrazado con pieles de cabra y grandes cuernos de macho cabrío y espantando a la gente con su cara mascarada. De nada le servirá, después de su juicio reglamentario, será condenado un año tras año.


 En La Fueva, se celebra un curioso carnaval itinerante (moderno, eso sí) en el que una caravana de coches va de pueblo en pueblo haciendo la fiesta.

Berdún, ha sido el último lugar en recuperar su carnaval antiguo. Allí son los zarapastrosos cubiertos con sábanas, vestidos zarrapastrosamente los que dan originalidad a la fiesta. Esperemos que esta se consolide durante muchos años y que sus vecinos se lo pasen bien, que es lo que importa.

Agüero, Épila, Luco de Jiloca…, han recuperado, también, sus tradicionales fiestas de carnaval.

•        Finalmente, ¿aquella tercera premisa del principio que decía que carnaval es la fiesta de las fiestas, en qué queda? Hemos hablado de disfraces, de bailes, de juerga, de excesos, de lifaras y bebidas con poco control, de provocación, de alegría…, de romper la rutina, en definitiva. ¿Alguien da más para ser la fiesta de las fiestas?

Manuel Tomeo Turón
Publicado en la newsletter del Grupo "De Capazo", núm 9 
(Primer Trim. 2021)

viernes, 30 de abril de 2021

Los Mayos de nuevo virtuales - 2021

 

     Ya estamos a 30 del abril cumplido, alégrate maya, que mayo ha venido… Y. aunque una vez más sea desde casa, no queremos dejar de celebrar la venida del mes más florido y hermoso de la primavera.#GFAA



Agradecemos el trabajo de Teresa Tomás que ha elaborado este vídeo, con aportaciones de distintos componentes.

jueves, 29 de abril de 2021

Sobre el Dance de Biescas - 2020

 El trabajo de investigación y recuperación de José Ángel Gracia ha sido recogido en una publicación editada por La Comarca del Alto Gállego.

Biescas reconstruye su antiguo dance

E.P.A.- El área de Cultura de la Comarca del Alto Gállego ha editado la publicación Dance, gaitas y gaiteros en el folclore de la villa de Biescas, de José Angel Gracia Pardo. Se trata de un trabajo de investigación que se recoge en el segundo volumen de la colección comarcal A Gabardera y que fue presentado el pasado viernes en Sabiñánigo por el autor y la consejera de Cultura, Isabel Manglano.

La consejera comarcal Isabel Manglano, junto al autor José Ángel Gracia y la portada de la publicación.

El texto publicado está basado tanto en encuestas de tradición oral como en documentos escritos inéditos, y da a conocer el antiguo dance y la pastorada de Biescas, datada esta última en 1844. Un testimonio que permite reconstruir el antiguo dance a Santa Elena gracias también a partituras de las mudanzas que se reproducen y junto a abundantes fotografías de los músicos intérpretes del mismo.

José Ángel Gracia explica en la publicación el recorrido realizado para tratar de reconstruir el dance través de los testimonios de los escasos informantes locales existentes. El punto de partida es el año 1984, cuando el investigador serrablés Enrique Satué Oliván, que entonces estaba elaborando su tesis doctoral, entrevista Enrique Aínsa Aso, de casa Balentín (sic) de Biescas, quien le proporcionó la única referencia que se poseía en torno al dance de Biescas, "Le habló sucintamente, desde el reeuerdo de su niñéz, del propio dance, de los gaiteros que interpretaban su música, de las festividades en que se bailaba... todo ello en una grabación magnetofónica que no superaba los seis minutos de duración”, explica. Si bien las personas cercanas a Satué, entre ellas el propio Gracia, eran conocedoras de este documento, no fue hasta 2014, cuando deciden examinar su contenido y realizar un trabajo de campo tratando de buscar nuevos testimonios que ofrecieran pistas sobre el desaparecido dance de Biescas. Se realizaron quince entrevistas, pero los resultados “no fueron los deseados”, al menos en cuanto al propósito principal del proyecto, “no así en cuanto al recuerdo que se mantenía de músicos y gaiteros, que en general fue más satisfactorio”, señala. Los datos recogidos fueron publicados, bajo el título En torno al dance de Biescas, en el boletín número 15 de la revista Erata, correspondiente al año 2015.

El autor de la publicación comenta que, cuando todo se daba ya por cerrado, en la primavera de 2017, “un hallazgo sorprendente” vino a aportar nuevos datos sobre el dance y otros aspectos del folclore pelaire, a la vez que corroboraba en gran medida lo anteriormente estudiado. “Se trata de las memorias de Enrique Aínsa Lalaguna, padre de Enrique Aínsa Pardo, informante que Enrique Satué entrevistó en 1984 y primera persona que daba noticia del dance de palos en Biescas. Esas memorias se empezaron a redactar el 2 de agosto de 1936, apenas unos días después de que diera comienzo la Guerra Civil, por lo que en ellas son inevitables las continuas alusiones tanto a la contienda como a los bandos involucrados. No obstante, queda espacio para hablar de la sociedad pelaire de la época, de antepasados de la villa, de costumbres, de religión, de Santa Elena y también, cómo no, de folclore. Así, el texto aporta abundantes datos sobre el paloteo (sic), los gaiteros, los espacios donde se bailaba: en fin una valiosísima información de primer orden acerca de un tema prácticamente inédito”, apunta.

Tras estudiar estas memorias, decidieron retomar las entrevistas y finalizar el trabajo de campo oral puesto en marcha en 20 14. Se hicieron media docena de entrevistas más a otros tantos informantes y un compendio de las partes relativas al folclore de las memorias de Enrique Aínsa Lalaguna, que unieron a los resultados de la anterior investigación, para emprender un nuevo estudio que fuera una compilación de todo lo conocido en lo referente al dance y al folclore en general en la villa de Biescas, cuyo resultado es el trabajo que ahora ha visto la luz.

En las consideraciones finales, José Ángel Gracia reconoce que, a primera vista, no deja de sorprender que, aparte de las memorias de Enrique Aínsa Lalaguna y de la entrevista realizada a su hijo en 1984, “no existen prácticamente referencias claras en relación con el dance. Una de las razones de esta falta de datos, es que tras la Guerra Civil “Biescas quedó total y absolutamente destruida” y “se borró todo vestigio del pasado”.

“Así, no es de extrañar que tras semejante devastación no quedase ni rastro del dance. máxime cuando llevaba ya varias décadas desaparecido. No hubo ningún costumbrista al que le llamasen la atención el coloquio y la vistosidad de este tipo de baile. Ni siquiera los pirineístas, que tanto gustaban de glosar las costumbres de las gentes de este lado del Pirineo, repararon en esta manifestación folclórica”, apunta.

Tampoco se hace mención en los cancioneros ni en la prensa local o provincial. Entre esas fuentes, el autor cita a El Pirineo Aragonés, donde existe “abundante información sobre los actos festivos que se realizaban con motivo de la romería de Santa Elena de Biescas, pero ninguna referencia al paloteao. La noticia más antigua relacionada con los festejos celebrados en honor a santa Elena data de 1883, un año después de la creación del periódico”, concluye.

Semanario El Pirineo Aragonés núm. 7026 del 11 de diciembre de 2020, pág. 12



sábado, 10 de abril de 2021

Otro año sin "Campionato de Billas" - 2021


 Este año, de nuevo, nos quedamos sin poder celebrar el que hubiera sido, en un mundo sin covid, el XXXVIII campionato de billas. Sin embargo, eso no impidió que varios componentes del grupo disfrutaran, con sus familiares y personas más cercanas, de una agradable mañana de Domingo de Pascua jugando a este maravilloso juego tradicional. ¡Os esperamos el año que viene con más ganas que nunca! #GFAA

Del Facebook del GFAA






lunes, 29 de marzo de 2021

Artista local y gran colaborador - 2021

Al planificar el esquema de la newsletter pensamos en personas con las que nos relacionamos a través del Grupo, que nos han ayudado o que han colaborado con nosotros de una u otra forma.

Hoy tenemos con nosotros a Pedro, jacetano polifacético, muy vinculado a diversas entidades locales, pero con una predisposición innata a colaborar con todos a través de su principal afición, la de escultor en muy diversas facetas y variantes.

 ENTREVISTA A PEDRO J. LARRAZ

¿Cuáles son los principios de  esta afición?

Siempre me gustó dibujar y luego notaba atracción por estas actividades. Ya en la EGB, cuando iba con José Luis Oliván [1], empiezas a ver que puedes hacer cosas, que te gusta y disfrutas teniendo las manos y la mente ocupadas. Casi siempre se pueden comprar esas cosas, que suelen salir más baratas, pero descubres que te gusta hacerlas. Al principio, no te digo copiar, pero usas la idea de alguien, haciendo algo distinto, dándole mi toque personal. Empecé en una época difícil que tuve y para mí suponía entonces un escape, me relajaba. Luego se superó todo y lo que empezó como algo secundario se consolidó como afición y algo más. Siempre me ha gustado hacer manualidades.

¿Partes de una idea previa o te va surgiendo  al trabajar?

Uno empieza a procesar y va surgiendo una idea primaria que luego mejoras pensando que sea adaptable a lo que estás intentando plasmar. Y modelar, eso es lo que me gusta, modelar el barro es un disfrute para mí. Me ha gustado ir probando materiales, desde crío cuando hacíamos en la escuela los primeros rosetones en madera con el formón. La madera me gusta mucho, no soy tan fino como Luis Salesa. Probé la madera, probé la piedra, que me encantó, he jugado mucho con la arcilla. Luego tuve que usar la arcilla para hacer obras más grandes como fue “El Gigante de Sallent”

¿Haces cosas para amistades o para ti, u otros encargos?

Sí, no muchas. Empecé a coger encargos e incluso me saqué la licencia fiscal de esta faceta, para hacerlo bien. Ahora es cuando estoy empezando a hacer cosas para mí, por capricho, lo que realmente me apetece hacer. Siempre he hecho a gusto todo, ¿eh?, pero esto son mis ideas.

¿Qué objetos has hecho para nosotros? 

Varios años el regalo que se reparte entre los participantes del Festival de Jota “Virgen de la Cueva”. Unas castañuelas, una especie de medalla, tamaño posavasos, que tenía por un lado la imagen de la Virgen y por otro el logo del Grupo, otro año un cuartal pequeñito, otro una pequeña tinaja imitando a las antiguas de conserva que había en las casas. Eran recuerdos muy sencillos, porque eran presupuestos muy ajustados. Los premios del Campionato de Billas. También el recuerdo de las Jornadas de Folklore que se regala a los grupos que participan.

¿Has hecho trabajos parecidos a los realizados para nosotros, pero para otra gente o grupos?

Sí, muchos. Recuerdos para la Banda de Música “Santa Orosia”, cofradías de la Semana Santa, para la Hermandad del Primer Viernes de Mayo, el Brujón para Sallent, tallas en piedra para amigos, etc. Algún trofeo para ACOMSEJA [2], muchos años haciéndoles los premios del Concurso de las tapas, también cosas para el Grupo Uruel. De los primeros que hice fue con Los Danzantes de Santa Orosia, que era un Danzante, un bajorrelieve puesto en una tabla. Era para Las Beiladas que hacían con Fran en La Cadiera [3], a finales de los 90. A raíz de ese me surgió con Pepe Callau y Paco Gairín lo de La Virgen de la Cueva. Hice una reproducción en pequeño de esta Virgen y se hicieron unas doscientas reproducciones.

Hice una primera imagen de Santa Orosia en unas fiestas de Jaca, para un escaparate. Luego de ésa, hicimos copias.  Como se había hecho un poco apresurada, luego la mejoré.

Hice muchas  puertas en cuadros; de éstas de arco de medio punto con una pasta que imitaba la piedra. Tuvo mucho éxito y sigo haciendo. También muchas réplicas de capiteles o escenas de capiteles en Jaca. Muchas cosas por mi atracción por la arquitectura popular de la zona y por supuesto por el Románico. Me gusta documentarme sobre lo que voy a hacer. Si son técnicas que no he practicado, recetas en cuanto a productos o materiales con los que se quiere elaborar algo. Con el Museo Diocesano participé en los cursos de la pintura al fresco, cosa que me encantó, por la técnica y por la gente que lo daba, que era muy maja. Aprendí y luego lo adapté a un trofeo. Tengo bastante Cal de Morón, para poder trabajar. Es una cal artesanal que ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO

¿Has participado en alguna exposición o piensas hacerlo?

Participé en una de la Ciudadela “Encuentro de Creaciones 2015” en septiembre de ese año, pero sólo en esa

¿Sueles guardar alguna muestra de los encargos?

Suelo tener, normalmente me quedo con el número cero cuando hay réplicas, procuras tenerlo. No en todos, o de todos no tengo el mejor. Cuando se trata de una talla única, sólo posees en este caso la maqueta en barro.

¿Has hecho alguna escultura que esté en espacio público?

Sí un pequeño San Bernardo de unos 50 cm que está con su perro a la entrada de la Escuela Militar de Montaña, Santa Orosia en pequeño. Las figuras de “Los Bailadós”, que tenéis ahí [4]. Cosas de Semana Santa, para hermandades o algún conocido. Así de más trabajo un “San Blas”, es una talla en madera policromada

que está en la iglesia de Santiago. Me lo encargaron Carlos Echeto, Juan Gabasa y Ángel Mesado. Al principio no se atrevían a decírmelo, o no sabían si yo podía hacerlo. Lo vi como un reto, porque no había hecho nunca una figura en madera, me comprometí y la sacamos. No soy imaginero, ni mucho menos, porque primero uno tiene que ser un gran escultor, Y DESPUES conocer muy bien la anatomía… en fin, quedé muy contento.

Quizá la obra más llamativa sea “El Gigante de Sallent”[5], una escultura de bronce de 2’29 m. que está en Sallent de Gállego, porque primero había que hacer  el molde en arcilla. Es quizá la obra que más repercusión ha tenido de lo que he hecho yo. Está pensada para que la gente pueda comparar su altura con la del Gigante y siempre hay cola de gente para hacerse fotos al lado de la estatua.

Los encargos siempre han sido a través de amistad.

Nos hemos visto en la Procesión de Santa Orosia, tú has participado en el paloteao de La Hermandad de Santa Orosia, ¿cuántos años has salido en la procesión?

Desde el 2000, fue ese año mi primera salida. A raíz de hacerles el recuerdo  para Las Beiladas, me invitaron a la cena y ahí me propusieron aprender y así formar parte de los “Danzantes de Santa Orosia”, lo que llevo con mucho orgullo. Desde entonces salgo con ellos. Se unieron varias cosas, una era que yo seguía esto con la fotografía, además todo lo que rodea a Santa Orosia pesa mucho para mí.

¿Has hecho trabajos en equipo?

El monumento que Jaca regala a la ciudad de Elche [6] y que se encuentra en esa ciudad [7]. Hice el diseño y un relieve de Oroel en bronce. Los amigos de Torrijos, las piedras y la leyenda se decidió entre el Departamento de Cultura y Domingo Buesa.

En muchas ocasiones he tenido la ayuda de familiares y amigos que se han tenido que pringar para que yo pudiera sacar adelante muy variados trabajos, siempre intentando que disfrutaran y creo que lo conseguía. He coordinado cosas. Si haces cosas con hierro es lógico contar con algún herrero. Con las primeras piedras que haces pagas la novatada. Una cosa es que te informes y otra es a la hora de elegir la piedra, con el cantero me enseñaba su parte a escuadrar, a entablar una piedra. A él le atraía lo que hacía yo relacionado con el volumen, que a él le parecía difícil y a mí me lo parecía lo que hacía él.

¿Has trabajado con algún material más raro como pan de oro o algún otro menos habitual?

Sí. El San Blas por ejemplo utilicé el pan de oro. Aquí conté con la gran colaboración de Merche Lacasa y Lucio, gran restauradora y gran dorador. El dorado tiene un gran encanto y la dificultad de su manejo, corte, aplicación, bruñido,…

Materiales muchos, sin despreciar ninguno además, el porexpán, las resinas. Me acuerdo en el Barrio Santiago, cuando empezaba la fiesta del barrio, no había tiempo de encargar los pañuelos. Con un linóleo hice un sello y fuimos marcándolos una noche con Pepe Estallo, Máximo Lacasta, Mary Ascaso [8] y muchas otras personas. Las mujeres cortaban y preparaban la tela y así de forma sencilla los fuimos preparando. Tenía su encanto, nos unía como grupo y hacíamos cosas. También los Belenes con la Peña ENTADEBÁN [9], hicimos figuras que había que pintar y participó mucha gente; no se buscaba la perfección, se trataba de conseguir un resultado homogéneo, pero tenían que quedar bien. La gente de la peña aprendía y disfrutaba.

He hecho muchas cosas, El Sueldo Jaqués y El As de Jaca en calles peatonales de Jaca [10], Una figura de una Peregrina en Canfranc [11], por el aniversario de la central. Recuerdos, regalos de boda para amigos o familiares y así muy reciente “El Payaso Marcelino” [12] a petición de Pedro Juanín [13], en cartón fallero.

¿Cuántos años llevas desarrollando esta faceta?

Más de 25 años, pero cuando más actividad he tenido ha sido desde el año 2000. También trabajé bastante la fotografía. Los trajes de Ansó y Hecho han sido muy relevantes para representarlos.

¿Quieres comentar algo que no haya salido hasta ahora?

(Refiriéndose a la tabla que se regala para las Jornadas de Folklore de las Fiestas de Jaca). Pues esa es una la he regalado cada año al Grupo, queda muy chulo. En piedras he hecho muchas figuras, una chimenea en piedra para un familiar, una rosa tallada que tengo en casa y me parece muy bonita. Quiero reproducir un capitel, tengo cosas preparadas. Tuve mi época con el hierro, que usaba para trofeos, no tanto de forja, sino mezclándolo con piedra, madera, como un elemento a combinar, siempre  expresando un significado.

¿Cómo ves al Grupo Alto Aragón? Aunque es una pregunta delicada para alguien que no está en el mismo, por la confianza, nos parecía que podía tener interés. Siempre puede salir algún comentario que nos haga mejorar alguna faceta.

Yo lo veo muy bien, con una puesta en escena muy cuidada. Sinceramente, bien.

Muchas gracias, Pedro. Agradecemos tus colaboraciones, tu trabajo y esperamos seguir disfrutando de tu amistad y sobre todo de tu obra. Esperamos que sigas con esta afición tan grata, probando nuevos materiales y asumiendo nuevos retos. Te deseamos lo mejor. Muchos éxitos.

Álvaro Gairín

Publicado en la newsletter del Grupo "De Capazo", núm 9 
(Primer Trim. 2021)

__________

[1] J.L. Oliván fue profesor y director del Colegio San Juan de la Peña de Jaca. Hoy jubilado.

[2] Asociación de Empresarios de Comercio y Servicios de la Jacetania

[3] Fran Ponce, propietario del Bar Restaurante La Cadiera de Jaca.

[4] La entrevista es en la Secretaría del Grupo y tenemos  dos figuras de Bailadós en la vitrina de recuerdos.

[5] Fermín Arrudi, “El Gigante de Sallent” (1870-1913), colocada en plaza de Sallent en 2014.

[6] Ciudad con la que Jaca está hermanada desde hace más de 30 años.

[7] En el Paseo de Jaca, espacio entre las fuentes de Traspalacio y el Hort del Xocolater. Elche(2014).

[8] Personas entrañables del barrio de Santiago, los dos primeros fallecidos. Máximo perteneció a nuestro Grupo.

[9] Peña jaquesa que realiza actividades culturales, deportivas y sociales, participando activamente en las fiestas patronales.

[10]Reproducción en bronce de la moneda a gran tamaño (2014).

[11] Para Acciona, 50 aniversario de la central de Ip, Canfranc (2017)

[12]Marcelino Orbés, payaso de origen jaqués fallecido en Nueva York en 1927.

[13] En la actualidad Presidente del Casino Unión Jaquesa.

miércoles, 10 de marzo de 2021

Falleció "Jesús de Lanuza" - 2021


Nos gustaría que este blog diera noticias alegres, incorporaciones, progreso, pero eso no siempre es posible. La vida en general también conlleva pérdidas.

Hoy traemos aquí la triste noticia del fallecimiento de Jesús Javier Arruebo Naverac el pasado día 5 de este mes de marzo en Jaca, a los 74 años.



Para nosotros “Jesús de Lanuza”, fue el que nos enseñó el paloteao del lugar en nuestros primeros pasos como Grupo. Lo recordamos como persona risueña, de temperamento afable aunque más bien callado. Vino a algunas celebraciones festivas, como cenas de aniversario y cuando sacamos el primer disco en 1979, en el que sonaba la música del “Paloteao de Lanuza”.

Ponemos aquí la foto que facilitó a Paco Betés para el artículo que éste hizo sobre el tema en 2011.

Nuestro más sincero pésame a la familia. Agradecemos a Jesús todo lo que nos enseñó y sobre todo que nos honrara con su amistad.

Descanse en Paz.

Álvaro

Artículo de 2011 que se cita.

lunes, 22 de febrero de 2021

6 componentes fundadores 45 años después - 2020

45 años

45 años dedicados al folclore y la cultura del Alto Aragón. 45 años en los pueblos, en las plazas, en teatros y escenarios de medio mundo. 45 años de trabajo incansable, de nervios, de ensayos y de largos viajes.

Podemos resumir estos años enumerando logros, o podemos resumirlo en momentos.

Hemos pedido a los 6 únicos componentes del grupo que trabajaron en su creación, y continúan en activo, que nos cuenten sus recuerdos más queridos de su vida en "el grupo".

El Grupo Folclórico Alto Aragón es sobretodo su gente. Trata de personas. De buenas personas unidas por el folclore y decididas a cuidarlo y enseñarlo. Trata de los recuerdos de Rafa, Fernando, Isabel, Paco, Guzmán, Álvaro... y de los de muchos más. De los de todos.

De los momentos duros, tristes, alegres o absolutamente felices, de la gran familia que forma el Grupo Folclórico Alto Aragón.

Por 45 años de éxitos, y un futuro lleno de ilusión.

Te invitamos a ver este vídeo realizado por Teresa Tomás y José Mari Palacio.

Publicado en la newsletter del Grupo "De Capazo", núm 8 
(Cuarto Trim. 2020)

miércoles, 10 de febrero de 2021

Receta de Navidad del Sobrarbe - 2020

 MENÚ DE NAVIDAD

Como se acercan las fechas de hacer menús de Navidad, vamos a darle una vuelta a aquéllos que hace 70-80 años se cocinaban por este Pirineo. Como lo que más conozco es Sobrarbe, no me voy a meter en “camisas de once varas”.

Partamos de la evidencia de que, ahora, cuando pensamos en una comida, no hay problema: nos acercamos a cualquier supermercado y encontraremos toda clase de carnes y pescados frescos o congelados, verduras y frutas de cualquier temporada etc.  Pero esto es así desde hace no tantos años. En la época de la que hablamos, era imprescindible hacer huerto para poder comer, criar un cerdo para tener embutido o jamón, sembrar trigo para poder comer pan, hacer un arna si querías probar miel o tener gallinas para comer huevos o pollo y la ganadería de “vender”, para conseguir algún dinero, porque había que comprar la sal, arroz, algún pescado en salazón, azúcar y aceite.

Como la orografía de Pirineo era abrupta, los campos tenían poca extensión y se cultivaban de la manera muy rudimentaria (se labraba con un mulo, burro  o caballo y un arado romano, se segaba a hoz y se trillaba en la era). Con esto quiero decir que las cosechas de trigo eran muy pequeñas y desde ahí aún había un trecho hasta convertirlo en pan.

La  comida no era cuestión de pensarla y hacerla, todo necesitaba haberse empezado a trabajar mucho antes. Se plantaban en verano las verduras de invierno (generalmente coles o cardos), se dejaban pollos para comer en Navidad, se había ido a moler el trigo a los molinos de piedra que había a lo largo de los ríos de para hacer pan y alguna torta en días señalados y se hacía matacía de cerdo para el año.

Las dos fechas en que, de las más ricas a las más pobres había comida especial en todas las casas, era Navidad y el día de la fiesta del pueblo. Generalmente en Nochebuena se hacía alguna verdura: col, si había mucha suerte, con aceite de oliva o “apañada con tocino”, cardo en salsa de almendras al que se le añadía bacalao desalado y alguna carne. Si con el cardo no había bacalao, se ponía de segundo plato algún pescado, porque los de la ribera alta del Ara o los que estaban cerca del Cinca, Cinqueta o Yaga tenían truchas que pescaban “a uñeta” o con un tresmallo. De postre orejones de presiego, manzana o higos que se teseraban sobre un cañizo en las falsas venteadas del verano y luego se ponían a cocer con agua y se añadía vino.

El día señalado era la comida de Navidad. Como ya en cada casa había mucha gente no solían venir más familiares, a partir de la década de los 60 donde marchó tanta gente a  Zaragoza o Cataluña empezaron a volver hijos y nietos en estas fechas.

El menú de ese día, además de la esquerola con ajo, era de sopa de fiesta (que, hasta que llegó la tapioca, era de pasta, que venían a hacer por los pueblos con una maquina cargada en la mula –de estos oficios podemos hablar otro día-. Esa sopa llevaba huevo duro y carne del caldo picados. Después el pollo, que habían criado en casa durante casi un año. Se hacía guisado  en cacerola de hierro al fuego o en la cocinilla de leña. El postre iba en función de los “posibles” de la casa o de la materia prima que tuvieran. Por ejemplo, si tenían leche de oveja o de vaca hacían flan, si eran del bajo Sobrarbe donde hay almendreras, preparaban turrón o guirlache con almendras y miel, en otras casas cocían bizcocho o hacían pastillos (empanadicos) de calabaza o manzana o nueces. En lugares como Ainsa o Boltaña que, tras la Guerra Civil se quedaron acuartelamientos de militares, cambiaban leche por arroz y azúcar, y así podían hacer arroz con leche.

El azúcar era muy difícil de conseguir, por eso se valoraban mucho los postres dulces, y aunque solía ser negra, sin refinar era tanto lujo como el café. El anís se hacía en algunas casas, con alambiques ilegales y se conseguía de estraperlo.

Gracias a los arrieros, como los de Naval que subían por Jánovas y Sobrepuerto se podía conseguir aceite a cambio de lana o de cera o sal (que aunque os parezca un tema menor era importantísima para geste y animales). De los arrieros también podemos hacer un aparte en otro momento.

Como dice el antropólogo Severino Pallaruelo, en Sobrarbe éramos tan pobres que con lo que otros tiraban, nosotros hacíamos alta cocina: colas de cordero, patatas con sebo, chiretas de arroz, fritada de sangre con cebolla. Como veis se aprovechaba todo.

Conforme avanzaba el siglo XX, con la llegada de más productos a las tiendas de los pueblos grandes, el “trasiego” con Francia por el puerto que hacían los vecinos de Bielsa, Plan y San Juan fue variando en enriqueciendo los menús con pescados de salazones, fruta fresca como mandarinas, chocolate o vino rancio.

Os dejo aquí una receta de pastillo de nueces, por si tenéis una tarde con tiempo: 


Picar un tazón de almendras crudas u otro de nueces (mejor no muy molidas para que encontremos los trozos). Mezclar con otro de azúcar, al que le habréis añadido un poco de canela.

Vamos a hacer la masa con agua, harina, levadura, sal, aceite y un huevo. Amasamos bien y la dejamos a reposar calentita durante 1 hora. La extendemos a lo largo, lo más fina que sepamos, de manera que pongamos sobre la mitad la mezcla que teníamos reservada  y el resto nos sirva para taparlo. Una vez hayamos extendido bien la mezcla de los frutos secos, echamos miel por encima, tapamos y unimos las orillas con los dedos haciendo presión. Por encima, echamos un poco de aceite y azúcar.

Al horno a 200º hasta que quede dorado.  Lo dejáis enfriar y tenéis listo turrón de Sobrarbe. Es un lujo que no se encuentra más que en las casas que aún lo hacen.

En la nuestra, ¡estáis invitados! Feliz Navidad.

Elsa Fumanal

Publicado en la newsletter del Grupo "De Capazo", núm 8 (Cuarto Trim. 2020)