viernes, 31 de julio de 2020

Viaje por África y Asia (I) - 2020


Reprodujimos a final de abril un artículo que había publicado el Diario del Alto Aragón donde se citaba el viaje de José Mari y Susana. Ahí mostrábamos la esperanza de que cambiaran las circunstancias para compartir tiempo y vivencias. Sigue siendo difícil coincidir físicamente, pero José Mari nos lo ha puesto fácil escribiendo un artículo que se ha publicado en nuestra newsletter “De Capazo” y que reproducimos aquí. Lógicamente tantos días, kilómetros y paisajes no se pueden contar en cuatro líneas, por lo que lo publicaremos en dos entradas. Aquí dejo la primera parte para que lo disfrutéis.

             Álvaro

Vuelta a la Tribu

 Ninguno de los dos somos unos desarraigados deseosos de perder de vista su realidad. No queríamos escapar de ese sitio tan horroroso que los “coach” y mentores llaman desde hace un tiempo “zona de confort” y que para nosotros es el hogar, la familia y los amigos. Más importante que salir de la “zona de confort”, es tener un lugar al que quieras regresar. Eso es lo que verdaderamente te impulsará a seguir adelante. Y nosotros lo tenemos.

Pero también teníamos un deseo. Un proverbio swahili dice que “donde hay un deseo, siempre hay un camino”. Sabíamos que casi todo se arregla después de darle al “OFF”, y eso es lo que hemos buscado con este viaje. Hemos puesto en pausa nuestro Mundo (aunque una de las mejores lecciones es que sigue girando, exactamente a la misma velocidad, sin ti) y nos hemos lanzado a conocer otros. Muchos otros.

No os aburriré con los preparativos para un viaje como este, comenzaré donde comenzó todo. En el aeropuerto de Madrid, cargados con dos mochilas de 8 y 10 kilos y con muchísima ilusión, dudas, emoción, miedo. Volamos a Ciudad del Cabo, al lugar donde Mandela dijo que: valiente no es quien no tiene miedo, sino quien lo conquista. Dispuestos, precisamente, a conquistar esos miedos.

Pasamos 40 días recorriendo casi 7000 km. del África austral, con un coche de alquiler y una tienda de campaña minúscula.

Carretera Nacional en Namibia

Nuestra primera parada fue la hermosísima costa de Sudáfrica con sus fynbos en flor, sus pingüinos, ballenas y el Cabo. Uno de los confines del Mundo con más poesía. El punto donde se mezclan las aguas del Índico y el Atlántico creando una explosión de vida sin igual, dentro y fuera del agua.

Izquierda: Pingüinos en la Península del Cabo. Derecha: paseo costero de Hermanus (Sudáfrica)

En cuanto te alejas del mar, África se vuelve más y más dura, primero el inmenso Kalahari y después el Namib. El desierto más antiguo de la Tierra es uno de los paisajes más fascinantes que hemos visto. Enormes dunas rojas, valles blancos, profundas gargantas y al final, el mar. Siempre el mar.

Valle de Deadvlei, desierto del Namib (Namibia)

La costa de los esqueletos, un nombre perfectamente escogido, es una tormenta continua de olas y viento plagada de restos de naufragios. Pero también es refugio de enormes colonias de flamencos, focas y lobos marinos.

De nuevo en el desierto llegamos a las montañas de Spitzkoppe, otro de esos extraños paisajes que luce Namibia. Un país con dos millones de habitantes y una densidad de población tan baja que es complicado encontrarte con algún coche en la carretera.

Visitar a las tribus himba del norte de Namibia es una experiencia alucinante. Un fósil etnológico con un idioma tan antiguo como el hombre, a base de chasquidos y que requiere que se extraigan las palas (en un ritual al cumplir 10 años) para poder pronunciarlo correctamente. Los himba viven en el desierto, en pequeñas aldeas de chozas de adobe situadas alrededor de un corral, para proteger sus ovejas de leones, leopardos, hienas…

Son un pueblo vital y alegre, generoso con quien los visita. Viven en la pobreza más básica, en todas partes el mundo rural soporta mucho mejor la miseria que las ciudades. En este caso, hasta el punto de resultar pintoresco, más que triste.

Aunque a estas alturas ya habíamos visto elefantes y jirafas desde la carretera, comenzábamos nuestra experiencia con los safaris. Visitamos por libre los Parque Nacionales de Etosha y Mahango en Namibia, a la vez que cruzábamos la franja del Caprivi, una de esas rarezas geopolíticas que los europeos pintamos en las fronteras de África.

En Zimbabue nos asomamos a escuchar las “Mosi oa tunya” (El humo que truena), las cascadas más hermosas de África, que el famoso misionero David Livingstone rebautizó “Victoria” en honor a la reina de Inglaterra.

Cruzamos Botswana hacia el sur, el país más salvaje que hemos visitado, con una política faunística de “cero vallas” que se ha demostrado muy positiva para la población de elefantes o leones.

El Parque Nacional de Chobe, es el hogar de la mayor población de elefantes en toda África. Una explosión de vida, que estalla cada atardecer, a la orilla del rio Chobe.

Cuando pensábamos que ya no encontraríamos un paisaje que nos sorprendiese, llegamos al delta del Okawango, un inmenso rio que se deshace en mitad del desierto, formando un enorme pantano plagado de islas. Es como asomarse a la Tierra antes del hombre. Un paraíso de naturaleza salvaje y pura.

Regresamos a Sudáfrica y cruzamos el bosque húmedo de las montañas del dragón (los Drakensberg), justo antes de adentrarnos en el imponente Parque Kruguer. Solo os dejaré unas fotos…

Escribió Moravia que "África es el mayor monumento que la Naturaleza se ha hecho a sí misma" y hemos comprobado la certeza de esta afirmación.

José Mari Palacio Albertín

jueves, 16 de julio de 2020

Semana cultural en Biescas - 2020


Miércoles de Cecina abre los conciertos a la Luz de la Luna en Biescas

 

La localidad ha preparado una amplia

 programación para las próximas semanas




MERCEDES PORTELLA               16/07/2020


BIESCAS.- Biescas ha preparado una amplia programación cultural para las próximas semanas, los Conciertos a la Luz de la Luna y las Noches Mágicas, enmarcadas en el ciclo "Noches Mágicas y Musicales en la Tierra de Biescas", y la Semana cultural que este año tiene como protagonista los cortometrajes. "Este año nos daba un poco de respeto organizar según qué actividades y estas que presentamos las hemos adaptado a las circunstancias que estamos teniendo. Queremos que la gente entienda que los aforos serán limitados, y todos tendrán que venir con mascarilla", dice la alcaldesa.

Los conciertos se venían celebrando en distintos rincones de Biescas, "pero este año con el tema del aforo no podíamos hacer eso, y los hemos concentrado en la plaza de la Torraza porque es amplia, el sonido es espectacular, y como hay una pequeña calle antes de llegar a la plaza ahí podemos controlar el aforo. Todos van a ser aquí salvo el del día 23 de agosto, que será en el barrio de la Peña con la Agrupación Musical Santa Elena de Biescas".

Tendrán lugar los domingos a las nueve de la noche y comienzan el próximo día 19 con Miércoles de Cecina. "Es un tipo de música que gusta mucho y pensamos que va a quedar muy bien en esta plaza". El día 26 estará Surija Trío con la presentación de su trabajo Océanos. El 2 de agosto Los Pies del Gato "ofrecerán Música para el Alma, el 23 como todos los años y muy merecido, tendremos el concierto del grupo Santa Elena de Biescas. Han estado trabajando durante todo el confinamiento preparando temas que tienen muchas ganas de presentar. Y terminaremos el 30, en la plaza de la Torraza, con el dúo Alex y Albert, que presentarán Carolina Reaper, un trabajo de música pop".

Diario del Alto Aragón - Jueves 16 de Julio de 2020