miércoles, 24 de junio de 2015

Nuevas fotos y letras de los Dances de Jaca - 2015



1975 -2015 - 40° Aniversario Grupo Folclórico Alto Aragón

Nuevas noticias de los dances de Jaca

En el año 2007, se presentaba al público el trabajo titulado DANZA, MONTANÉS. Historia de los dances de Jaca (de Editorial Pirineum). Era un extenso y exhaustivo trabajo sobre el devenir histórico de los dances jaqueses, realizado por dos componentes del Grupo Folclórico Alto Aragón, que desde hacía más de veinte años pertenecían al grupo de Bailadores de Santa Orosia.
Este trabajo, a pesar de su extensión, no cerraba la puerta a nuevas incorporaciones, por el contrario, se incidía en la necesidad de explorar algunas direcciones que la investigación dejaba entreabiertas.
Al cabo de ocho años, uno de sus autores, Manuel Tomeo, junto con el resto del Grupo Alto Aragón, que es soporte actual del grupo de Bailadores, quiere aportar a los amantes de estas manifestaciones artísticas nuevas informaciones (alguna de ellas, más que interesante) que complementan el trabajo realizado en el año 2007.

NUEVAS FOTOGRAFÍAS
Son muy escasas las fotografías que se conocen del dance antiguo de castañuelas: las dos realizadas por Peñarroya en torno al año 1920 (una procesionando por la calle del Carmen y otra ensayando en los antiguos Escolapios). Las dos de buenísima calidad. Y otras dos o tres en las que tan apenas se reconoce a estos danzantes.
Esta tercera fotografía está datada en 1917; su autor fue Julio Requejo, militar que pasó una temporada en Jaca tomando algunas instantáneas de la ciudad. La foto es espectacular, al nivel de las de Peñarroya. Sitúa la escena en las Cuatro Esquinas, junto al Ayuntamiento en obras, con el grupo de danzantes y su músico en primer plano. La procesión con la urna de santa Orosia, curiosa- mente, no va acompañada por los Romeros, por lo que todo parece indicar que se trata de la procesión que se realizaba el día 29 de junio, fiesta de san Pedro.
Destaca la figura del músico tocando la flauta y el salterio, que no es otro que José del Tiempo Prado, Chaquin, que tocaría con ellos hasta el año 22 en que desaparecieron temporalmente.
Así mismo, se ve con gran precisión el grupo de bailadores formado por ocho jóvenes bailando de cara a la urna. En su vestuario destaca la colocación de las bandas en sus costados, así como las flores que algunos llevaban en la sien.
La fotografía se puede consultar en internet, en DARA, página del Gobierno de Aragón.

NUEVOS DICHOS
Las sospechas de la existencia de más textos de aquellos que los danzantes recitaban en las largas veladas la víspera de santa Orosia, estaban más que fundadas.
En un cuadernillo impreso datado en 1694, han aparecido nuevos poemas, titulados como villancicos, muy similares a los ya conocidos y que aparecían publicados en el trabajo de referencia del año 2007.
Están escritos, como los anteriores, en un aragonés muy puro, del que se hablaba en el Campo de Jaca y que no tiene desperdicio para el estudio de esta variante lingüística. En él se nos narra la historia de Bartolo, un joven vecino de la localidad de Bescós, que ha bajado a las fiestas tan especiales que hacen en la ciudad de Chaca. Allí se encuentra con los propios danzantes y surge un animado coloquio entre ellos.
Noticias como su afición al salterio, la cita del sastre de Yosa, el empleo de la gayta. el habla aragonesa... nos dan idea del interés antropológico que estos textos tienen.
Por otra parte, al comienzo de esta publicación (que consta de cinco poemas más, pero no relacionados con los danzantes), se nos explica que la música de los mismos estaba compuesta por Miguel Ambiela, maestro de capilla de la Seo jaquesa durante aquellos años. Esta información puede ayudar a la localización de nuevos tcxtos, abriendo una nueva vía de investigación en un camino que se acrecienta con el tiempo.
Aparecen publicados en internet, pero muy camuflados con otros de diversa índole. Sorprendentemente, están digitalizados desde la biblioteca de su actual propietario: la abadía de Montserrat, de Barcelona.

NUEVAS MELODÍAS
Otra de las sorpresas que nos deparaba la Red, fue la aparición, ni más ni menos, que de cinco nuevas melodías de nuestro dance escritas en pentagrama.
Hasta ahora, excepto una recogida en 1933 por la folclorista inglesa Violet Alford, todas habían llegado a nuestros días por tradición oral. Estas cinco nuevas melodías anotadas musicalmente, constituyen un pequeño tesoro que ahora sale a la luz, pues eran desconocidas para los danzantes actuales.
El trabajo de investigación lo llevó a cabo el musicólogo navarro Arcadio Larrea en 1946 dentro de una campaña más amplia dirigida por el CSIC (Centro Superior de Investigaciones Científicas) (querrá decir Consejo Superior…) que abarcaba todo el territorio nacional. En ese año, entrevistó a Mariano Giménez, el músico de de los dances jaqueses.
Hay que recordar, que en aquella década de los años 40 funcionaron a la vez tanto el paloteao como los recuperados bailes de castañuelas. que nuevamente dejarían de interpretarse.
Las melodías, muy simples, pero hermosas, tienen pequeñas anotaciones que aumentan su valor: aparecen anotados los diferentes ritmos percutidos del salterio ; establecen diferencias entre melodías de palos y de castañuelas; escenario de interpretaci ón , ...
Se pueden encontrar fácilmente, en la web de la Fundación Milá i Fontanals, perteneciente al CSIC, con sede en Barcelona, que ha sacado a la luz sus fondos de música tradicional, recogidos a lo largo de varias décadas por toda España. Unas seiscientas piezas pertenecen a Aragón, y muchas de ellas las recogió el antes citado Arcadio Larrea, constituyendo un fondo musical de gran valor para el estudio del folclore aragonés.

Manuel Tomeo Turón
Grupo Folclórico Alto Aragón
Semanario "El Pirineo Aragonés"  Núm 6.756 del 19 de Junio de 2015 Págs 13 y 14

martes, 23 de junio de 2015

Los Danzantes de Huesca y Jaca - II (2010)



Más sobre el origen de nuestros dances (continuación)
Los Danzantes de Huesca y Jaca
Por Carlos GARCÉS MANAU
HISTORIADOR
El siglo XVIII es la época en la que, por lo que sabemos, nació realmente el dance oscense. Ello es perfectamente claro en las relaciones de fiestas celebradas en la ciudad, ya que mientras en las del siglo XVII, como hemos dicho, no hay una sola referencia a los danzantes, ahora, en las del siglo XVIII, el dance de espadas de los labradores forma ya parte importante de las mismas, y parece plenamente asumido por las autoridades.
Conservamos dos relatos impresos de fiestas en la Huesca del siglo XVIII, las dos por la proclamación de un nuevo rey. Y en ambas aparecen danzas de espadas de los labradores. El primero se titula Heroicas pruebas del fidelísimo celo con que la invencible ciudad de Huesca celebró los días 20, 21, 22 de noviembre de 1746 la real proclamación de su amadísimo monarca don Fernando el Sexto, que Dios guarde; de este impreso se conservan cinco ejemplares (dos en Aragón -en la Biblioteca Pública de Huesca y la Universitaria de Zaragoza-, dos en tierras catalanas —Biblioteca de Cataluña, en Barcelona, y monasterio de Poblet-, y Biblioteca Nacional, en Madrid). El otro texto es la Relación de las fiestas y regocijos públicos que en la real proclamación del rey nuestro señor don Carlos IV celebró la muy noble, muy leal y siempre vencedora ciudad de Huesca los días 10, 11 y 12 de agosto del año 1789, y de él hay únicamente dos ejemplares, en la Biblioteca de la Diputación Provincial de Zaragoza y en el Archivo Biblioteca de los Barones de Valdeolivos, en Fonz.
Durante las fiestas de 1746, leemos que, a la salida de la Catedral, donde se había celebrado un solemne Te Deum, “esperaban los labradores con un extraño dance de espadachines”, que interpretaron al son de una música parlera. Mucho más informativa es, por fortuna, la noticia de 1789: “seguía una danza de doce mozos, ágiles y esforzados, con su mayoral, zagal y música correspondiente, los que danzando sin cesar toda la carrera con espada y daga ejecutaban mil primores en diversas mudanzas y figuras, enlazando los compases de la danza con los de la esgrima. En algunos sitios recitaban los dichos, que eran agudos y conceptuosos, y tenían por objeto felicitar a sus majestades por su exaltación al trono, y a la monarquía por haber recibido de la mano de Dios tan amables soberanos”. Este texto es esencial, ya que es la primera vez que se menciona el número de danzantes (doce); los objetos con que bailaban (espada y daga); el nombre de sus bailes (mudanzas y figuras); la presencia del mayoral; y los dichos, que los danzantes oscenses alternaban con sus bailes, y que debían ser semejantes a las “liras” de los danzantes jacetanos que mencionaba en 1702, como hemos visto, el canónigo Alavés. La tradición de estos dichos, al igual que en Jaca, se perdió con posterioridad.

Esta actuación de los danzantes se celebró precisamente el 10 de agosto, ya que fue en esa fecha cuando se llevó a cabo la proclamación de Carlos IV. No es extraño, por ello, que sea en estas fiestas de 1789 cuando encontremos la primera mención expresa a “los danzantes de san Lorenzo”; figura concretamente en la documentación del colegio de Santiago, el más antiguo de los pertenecientes a la Universidad de Huesca, en la relación de gastos hechos por el colegio durante las fiestas de proclamación.
Los danzantes, el 10 de agosto de 1789, bailaron en una fiesta de carácter civil, la proclamación del nuevo rey. Pero sabemos, gracias a un documento que se conocía hace tiempo, que su presencia en la procesión de san Lorenzo era ya, en esta época, más o menos habitual. Esta noticia trascendental figura en el Ceremonial de la Catedral de Huesca que el canónigo Vicente Novella escribió hacia 1786 (son cinco tomos manuscritos que se pueden consultar, tras su digitalización, en la Biblioteca Virtual Lastanosa del Instituto de Estudios Altoaragoneses; las referencias a los danzantes están en el tomo III -pp. 432 y 439-441-). En una nota añadida a pie de página, Novella escribió: “algunos años suele haber lo que llaman dance, y van los danzantes en esta procesión, pero no turban su orden, pues se ponen detrás de la ciudad y Universidad. Lo he visto así, y lo advierto, porque alguna vez disputan ir delante de la peana de san Lorenzo y no es justo permitirlo”. Los danzantes eran, de hecho, quienes cerraban la procesión, bailando tras el Concejo y la Universidad. De las palabras de Novella, no obstante, se deduce que los danzantes no participaban todos los años en la procesión de San Lorenzo, sino solo algunos
Las noticias sobre los danzantes de Huesca en el siglo XIX son algo más abundantes, aunque no mucho. Una de las más importantes, y con ella terminamos, la dio a conocer Federico Balaguer. En 1823, para celebrar el final del Trienio Liberal y la restauración del gobierno absolutista de Fernando VII, labradores oscenses partidarios del rey ejecutaron por las calles de Huesca “la función de dance”. Iban “vestidos ricamente de blanco, y dirigidos por su mayoral y rapatán, Custodio Viñau y Martín Lanau, danzaron primorosamente en las plazas y calles, unas veces con espadas y dagas y otras con palos, al son de la gaita, que es su música favorita”. Se trata de un texto también fundamental, pues en él están documentados por primera vez los dances de palos, las vestimentas de los danzantes (ricas y de color blanco), los nombres de dos de ellos, y la gaita como instrumento musical de acompañamiento.
CONCLUSIONES
Un hecho muy importante relaciona a los danzantes de Huesca y Jaca: en los últimos años se han publicado sobre ambos noticias de los siglos XVII y XVIII, descubiertas en archivos y bibliotecas, que los convierte en dos de los dances aragoneses de orígenes históricos mejor conocidos. Sin embargo, más allá de ello lo que predominan son las diferencias.
En primer lugar, los danzantes de Jaca parecer ser más antiguos. Están bien documentados desde la primera mitad del siglo XVII, y ya entonces participan en la fiesta de santa Orosia y cuentan con el respaldo del Concejo. De los danzantes de Huesca, por el contrario, las primeras informaciones, de la segunda mitad del siglo XVII, lo que reflejan, justamente, es la reticencia de las autoridades municipales hacia los mismos; y para verles participar en las fiestas de san Lorenzo hay que esperar a fines del siglo XVIII.
Otras diferencias: los danzantes jacetanos llevaban castañuelas, mientras los dances oscenses eran de espadas. En Jaca había dos grupos de danzantes, uno de labradores y otro de artesanos; en Huesca, aunque en 1663 se menciona también a los “oficiales”, los dances fueron, sobre todo, cosa de labradores. Los gremios artesanales, de hecho, participaron en las fiestas de 1746 y 1789 imitando compañías militares, en algunos casos disfrazados de turcos.
Pero lo que separa, sin duda, la historia primitiva del dance en Huesca y Jaca es la actitud mostrada por el Concejo. En el caso jaqués, las autoridades municipales, desde un primer momento, pagan a los danzantes para que participen en las fiestas (durante mucho tiempo, la cantidad fue de doce libras), porque los consideraban parte consustancial de los festejos. En nuestra ciudad, sin embargo, la realidad es muy distinta: en la riquísima documentación municipal oscense de los siglos XVII y XVIII sólo hay dos noticias sobre danzantes, las de 1663 y 1686-87, y como hemos visto lo que se trasluce en ellas es el recelo del Concejo hacia los dances. Para encontrar las demás informaciones de estas centurias, tampoco muchas, sobre los danzantes de Huesca hay que acudir a los relatos impresos de las fiestas de 1746 y 1789, a la documentación del colegio universitario de Santiago y al Ceremonial de la Catedral. En la documentación del Concejo, por ejemplo, las noticias sí son frecuentes sobre la comparsa de gigantes y cabezudos, pues no en vano era, desde 1663, municipal (véase Carlos Garcés Manau, “El origen de la comparsa de gigantes y cabezudos de Huesca (siglos XVII y XVIII)”, Diario del AltoAragón, 10 de agosto de 2008). Pero sobre los danzantes, las referencias brillan casi totalmente por su ausencia.
San Lorenzo
Diario del Alto Aragón - Martes 10 de Agosto de 2010 - Pág 9


 

lunes, 22 de junio de 2015

Los Danzantes de Huesca y Jaca - I (2010)



Más sobre el origen de nuestros dances
Los Danzantes de Huesca y Jaca
Por Carlos GARCÉS MANAU
HISTORIADOR
EN 2OO7 Manuel Tomeo Turón y Guzmán Fernández Barrio publicaron un excepcional estudio sobre los danzantes de Jaca, fruto de diez años de trabajo. Entre otras aportaciones fundamentales presentaban gran número de referencias documentales, procedentes sobre todo del archivo municipal jaqués, que demostraban que los danzantes de Jaca existían ya en el siglo XVII. En los años 2001 y 2003 di a conocer, por mi parte, cinco noticias documentales sobre los danzantes de Huesca, que parecían indicar que la época de nacimiento de los dances oscenses fue, fundamentalmente, el siglo XVIII.
En este artículo pretendo contrastar las informaciones sobre los danzantes de Jaca y Huesca aparecidas en los últimos años. Y como veremos, las conclusiones que cabe extraer de ello son que los danzantes jaqueses son más antiguos que los de Huesca; y que el Concejo jacetano, a diferencia del oscense, apoyó desde un comienzo su presencia en las fiestas de Jaca.
JACA
            El libro de Manuel Tomeo Turón y Guzmán Fernández Barrio al que aludíamos se titula Danza montañés. Historia de los dances de Jaca (Jaca, Pirineum Editorial, 2007). La fascinante historia de los dances jacetanos que se dibuja en esta obra es la siguiente. En el siglo XVII -bastante antes que en Huesca-, los danzantes participaban ya plenamente en las fiestas de la ciudad, sobre todo en las de santa Orosia, la patrona de Jaca. Y lo hacían además con el apoyo directo, incluso económico, de las autoridades municipales.
La principal característica de los dances de Jaca es que los danzantes bailaban con castañuelas (no utilizaban pues, como sucedía en Huesca, espadas o palos). El acompañamiento musical se hacía con flauta y salterio; en nuestra ciudad, por el contrario, las noticias más antiguas a este respecto —del siglo XIX- hablan de la gaita como instrumento con el que se interpretaban los dances. Un rasgo que compartían los danzantes oscenses y jacetanos eran sus vestimentas, de color blanco. En Jaca, sin embargo, no existía la figura del mayoral.

Otra característica peculiar de Jaca es que contaba con dos grupos de danzantes —los dos de castañuelas-, uno formado por labradores y otro por pelaires (artesanos); mientras que en Huesca el dance fue sobre todo propio de los labradores. En el siglo XIX, los dos grupos de danzantes jaqueses quedaron reducidos a uno. Y en 1922, el dance de castañuelas fue sustituido por el paloteado, a imitación del que se interpretaba en Yebra de Basa en honor también de santa Orosia (danzantes de Yesa (querrá decir Yebra) acudieron de hecho a Jaca para enseñar a sus danzantes los nuevos bailes). Desde entonces, los dances de palos fueron los que caracterizaron las fiestas jaquesas. En 1979, sin embargo, se recuperó definitivamente el dance de castañuelas y la indumentaria blanca con que se bailaba. De esta forma, en la procesión de santa Orosia, cada 25 de junio, participan en la actualidad en Jaca tres grupos de danzantes: uno de castañuelas, que interpreta doce bailes o mudanzas distintos, y dos grupos de palos, cuyo repertorio comprende veintiuno (muchos más que en el caso oscense, que cuenta con cinco dances).
La documentación histórica sobre los danzantes jacetanos que figura en el libro de Tomeo Turón y Fernández Barrio resulta excepcional en el conjunto de los dances aragoneses. Pensemos, por ejemplo, que del dance de Yebra de Basa no existe información antes del siglo XIX. En Jaca, por el contrario, las primeras noticias son de la primera mitad del XVII; y proceden, sobre todo, de dos fuentes municipales: las Actas y las Cuentas del Concejo jaqués.
Aquí no vamos a reproducir todas ellas, sino sólo algunas de las que nos parecen más significativas, centradas sobre todo en la época más antigua, el siglo XVII (véanse las pp. 80, 82-90, 204, 234-235 y 286). En 1623, en lo que constituye el primer dato seguro sobre danzantes en Jaca, el Concejo pagó 40 reales a los “mancebos” que “el día de la fiesta de nuestra patrona señora santa Orosia hicieron fiesta y dances”. En el año 1627, a fines de junio, “a los danzadores se les da sendos pares de zapatos a cada uno por el trabajo que han tenido”. De 1638 es esta otra noticia: “para regocijar la fiesta de nuestra patrona santa Orosia se hizo un dance de ocho personas”. Y en 1650 se dice que “para las fiestas de nuestra patrona santa Orosia, para que pudieran danzar hubo de venir el músico de Rasal , al que el Concejo recompensó con 60 reales. Hemos dicho que en Jaca hubo, hasta el siglo XIX, dos grupos de danzantes.
Este dato se menciona ya en 1656, al hablar de “los dos dances y dos músicos” habidos en “las fiestas de san Juan y santa Orosia”, y en 1667 -“a los dos dances que van por cuenta de la ciudad se les da lo que el año pasado se les dio”-. La documentación municipal jaquesa, y ello es fundamental, testimonia además que en fechas tan tempranas como éstas la presencia de los danzantes se consideraba parte ineludible de las fiestas; véase, a este respecto, las expresiones que recoge la documentación en 1664 (“para el san Juan y santa Orosia se hagan las fiestas acostumbradas de fuegos, dances y toros con premios”) y 1687 (“para las fiestas de nuestra patrona santa Orosia se hagan las acostumbradas de dances, premios, fuegos, toros”).
De 1702, como colofón perfecto a estas noticias del siglo XVII, contamos con las que aparecen en un libro sobre santa Orosia del canónigo de la catedral de Jaca Salvador Alberto Alavés y La Sala, que lleva por título Compendio de la vida magna disputada de la gloriosa virgen, casada, mártir y reina de Aragón, y su antigua y primera patrona, y siempre de la ciudad de Jaca y sus montañas, santa Orosia (se conserva un ejemplar en la Biblioteca Pública de Huesca). Este clérigo confirma y amplía las noticias sobre los danzantes jaqueses que acabamos de ver. Especialmente importante es la mención que hace a su presencia en la procesión de santa Orosia, el 25 de junio: “Dan un realce entretenidamente alegre a la grandeza de la procesión, y muy gustoso a los concurrentes, las dos compañías de danzantes, de nueve cada una, con sus salterios, vestidos de blanco, y ceñidos con ricas bandas y vistosas ligas, y cubiertos con bonetes montañeses guarnecidos de curiosas lazadas y preciosas joyas, y calzados unos como borceguíes encascabelados, tañendo diestros sus pulgarillas [castañuelas], que incansables sin cesar corren danzando de arriba abajo la procesión”. Los danzantes, además de a otros actos de las fiestas de santa Orosia, acudían también a la veneración de sus reliquias, antes de la cual “las dos compañías de danzarines, con sus salterios [...] entretienen con primorosas mudanzas y sentenciosas liras que hacen y dicen a la santa”. Estas “liras”, que más adelante desaparecerían en Jaca —y veremos que algo similar ocurrió en Huesca-, debían ser parecidas a los dichos, en honor del patrón correspondiente, que aún hoy forman parte del dan- ce en distintos lugares de Aragón.
HUESCA
En Huesca, en llamativo contraste con lo que sucede en Jaca, las noticias de los siglos XVII y XVIII sobre danzantes son mucho más escasas. En 1985, Federico Balaguer reconocía ya que en las Actas del Concejo que llevo vistas correspondientes a los siglos XV al XVII no he encontrado, hasta este momento, mención alguna de nuestros danzantes”. Y añadía que Damián Iguacén y Antonio Durán tampoco habían hallado noticias anteriores a finales del siglo XVIII en la documentación de la iglesia de San Lorenzo y la Catedral. Por mi parte, tras consultar detalladamente las Actas municipales de los siglos XVI, XVII y XVIII, puedo corroborar que en la documentación del Concejo oscense no hay noticia alguna sobre danzantes excepto las de 1663 y 1686-87 que veremos enseguida, que muestran además reticencias muy claras de las autoridades municipales hacia el hecho de que los labradores bailaran en las fiestas de la ciudad.
Si en tierras jacetanas es el siglo XVII cuando el dance comienza a estar plenamente documentado — y, como hemos visto, es el Concejo el que paga a los danzantes y se preocupa por el mantenimiento de la tradición que representan-, en nuestra ciudad hay, por el contrario, una completa ausencia de noticias al respecto, tanto en la primera historia de Huesca —la publicada en 1619 por Francisco Diego de Aínsa- como en los relatos de las fiestas que se celebraron en Huesca en ese siglo (por ejemplo, en 1658 por el nacimiento del infante Felipe Próspero o 1662 en honor de la Inmaculada). Y ello a pesar de que en el siglo XVII se dieron hechos muy importantes para las tradiciones laurentinas, como la construcción de la actual basílica de San Lorenzo.

De las seis noticias sobre dances y danzantes en Huesca que se conocen de los siglos XVII y XVIII, cinco las dí a conocer en dos artículos que publiqué en el Diario del Alto Aragón el 28 de octubre de 2001 y 10 de agosto de 2003, titulados “Las menciones más antiguas de los danzantes” y “Los danzantes de Huesca. Nuevos datos sobre su origen”. La primera es de 1663. En marzo de ese año, el Concejo debatió los “inconvenientes que se están experimentando”, debido a que los labradores y los “oficiales” (es decir, los artesanos) hacían “bailes en las fiestas”. Las autoridades municipales prohibieron, de hecho, que continuaran haciéndolo a no ser que se les diera permiso expreso para ello. Las reticencias del Concejo eran igual de fuertes veinte años después. En octubre de 1686 se aludía a los problemas que ocasionaba “el cortejo que los labradores hacen a san Orencio con sus bailes” [se trata de san Orencio, obispo de Auch, hermano gemelo de san Lorenzo, según las tradiciones oscenses]. Dichos bailes de labradores, en opinión del Concejo, añadía “poco lucimiento” a las fiestas, “antes bien ocasionan una querella universal a resulta de la falta de criados y otras muchas circunstancias que aquel regocijo popular ocasiona en las familias”. El problema se debatió finalmente el 5 de julio de 1687, acordándose que, ante “los inconvenientes que se siguen en la presente ciudad en salir los mozos en los bailes que se hacen en la fiesta de san Orencio”, el justicia de Huesca y los cuatros jurados votaran en cada caso “si dichos labradores han de salir o no”.
No vuelve a haber noticias sobre danzantes en la documentación municipal durante ciento cincuenta años. Y además, estas noticias de 1663 y 1686 nos muestran, por un lado, que los dances eran entonces una novedad, vista con extrañeza, cuando no con rechazo; y por otro, nos revelan el abierto recelo de las autoridades concejiles hacia tales “bailes”, que traduce en el fondo la hostilidad de la oligarquía urbana hacia un “regocijo popular” que, entre otras cosas, le dejaba sin criados los días de fiesta. Nada que ver, como vemos, con la actitud del Concejo jaqués.
San Lorenzo
Diario del Alto Aragón - Martes 10 de Agosto de 2010 - Pág 8

Calle de Los Danzantes de Santa Orosia - 2015

En la Zona de Membrilleras

Calle de Los Danzantes de Santa Orosia


Calle de los Danzantes de Santa Orosia (En Jaca)

 

sábado, 20 de junio de 2015

Viaje a Polonia en Julio 2015



XIV International Folklore Festival
„Eurofolk” 2015


XIV International Folklore Festival
„EUROFOLK – Zamość 2015″ will be held on July 14th-19th.
The following ensembles will take part in this celebration of folklore:
GEMP Escola e Cia de Dança – Brazil
KUD „Branislav Nušić  – Croatia
El-Behira Folk dance group  – Egypt
Cercle Celtique MIBIEN AR MOR – France
Grupo Folkórico Alto Aragón – Spain
Satit Silpakorn Folk Dance Group – Thailand
ANADOLU  BARIŞ  G.S.K – Turkey
Trinity Irish Dancers – USA


FESTIVAL PROGRAM: 
14 VII (Tuesday)
18.00 – concert by the Song and Dance Ensemble „Zamojszczyzna” entitled „The Hosts to the Guests” – Great Market Square
15 VII (Wednesday)
17.00 – parade through the streets of Zamość (from the Zamość House of Culture to the Great Market Square)
18.00 – inaugural concert – Great Market Square
20.00 – folk party – beer gardens – Great Market Square
20.00 – concert by the group from USA – „Renesans” restaurant

16 VII (Thursday)
18.00 – festival concert – Great Market Square
17 VII (piątek)
folk art fair
18.00 – festival concert – Great Market Square
21.00 – concert by the group from Brazil – „Renesans” restaurant
21.00 – folk party – beer gardens – Great Market Square

18 VII (sobota)
folk art fair

12.00 – concert by the Song and Dance Ensemble „Zamojszczyzna” – Great Market Square
13.00 – concert by the group from Turkey – Revia Park Shopping Mall
18.00 – festival concert – Great Market Square
21.00 – folk party – beer gardens – Great Market Square
19 VII (niedziela)
folk art fair
10.30 – Mass in the Zamość Cathedral
12.00 – concert of the folk bands – Great Market Square
17.00 – FINALE CONCERT – Great Market Square

Concerts outside Zamość
17 VII (Friday) – 17.00 – SZCZEBRZESZYN – Town Square
Brazil, Croatia, Thailand
17 VII (Friday) – 18.00 – ŁASZCZÓW – the stage near the Culture Center
France
18 VII (Saturday) – 18.00 – TARNOGRÓD – the stage near the Culture Center
Spain

Honorary patronage: Mayor of Zamość – Andrzej Wnuk
Announcers: Joanna Matwiejczuk, Maja Matwiejczuk, Andrzej Lewczyk

Programa del Festival