jueves, 4 de octubre de 2012

Festival de Folklore Aragonés "Virgen de la Cueva"



En el año 1978, tres años después de la fundación del Grupo Folklórico “Alto Aragón” de Jaca, pensamos que podíamos celebrar un festival de folclore aragonés en la explanada del Parador de Oroel, coincidiendo con la celebración de la Romería a la Virgen de la Cueva. Casi siempre es en el mes de Mayo, y digo casi siempre, porque varían las fechas en función del calendario de romerías de la Zona.


Al principio surgieron muchas dudas y problemas por lo de siempre (razones económicas, logísticas, publicidad etc), pero era una buena idea y decidimos seguir adelante y organizar nuestro festival.

Los dos primeros años fue un festival-concurso de jotas bailadas y cantadas. Participaban concursantes de Jaca y de la Comarca, de nuestro Grupo, de la recientemente fundada Escuela Municipal de Jota de Jaca, e incluso gentes de otros lugares a título particular, aunque estos últimos fueron los menos.

El hecho de que fuera un concurso, conllevaba muchos más gastos, pues había que traer (mejor de fuera) gentes allegadas al folclore de Aragón, que  junto con dos o tres componentes del Grupo ejercieran de jurado y eso suponía pagar desplazamiento y alojamiento como mínimo a dos o tres personas cada año.

Una tarima cedida a "regañadientes" por el Ayuntamiento de esos años, una mesa de nuestra secretaría con otra que nos cedía el bar del Parador, media docena de sillas, un micrófono, dos reproductores de cassettes y una mesa de mezclas artesanal, era toda la infraestructura que disponíamos para la celebración del festival-concurso en esos dos años (ver fotografías 1 y 2).


Las músicas estaban todas grabadas en cintas de cassette para los bailes y con dos bandurrias y dos guitarras para las jotas cantadas, nos íbamos arreglando como podíamos, bien distinto a los últimos años de este festival que acudimos toda la rondalla de nuestro Grupo, con todo el equipo de sonido, el mismo que empleamos para nuestras actuaciones.

Otro problema "gordo" para nosotros era la energía eléctrica. Disponíamos de un pequeño equipo de sonido, pero en pleno monte Oroel no hay ningún "enchufe eléctrico" para que éste funcionara.

En Jaca hemos tenido la suerte de que hubiera y hay una excelente relación entre el Ejército de Tierra y la población de la ciudad. A pesar de nuestra juventud e inexperiencia,  nos pusimos en contacto con la Escuela Militar de Montaña para solicitarles un grupo electrógeno, ya que en estos años ni en Jaca ni en la zona había ninguna empresa que pudiera alquilarnos uno. La respuesta fue increíble, no sólo nos lo dejaron ese día, y cada año hasta que pudimos alquilarlo nosotros, sino que nos lo traían en una furgoneta con tres soldados que además nos lo instalaban y mantenían. No olvidaremos jamás una frase que nos dijeron cuando nos autorizaron la cesión de este grupo electrógeno "EL MATERIAL DEL EJÉRCITO ES DE TODOS, NOSOTROS SÓLO LO ADMINISTRAMOS".

Debido a que los gastos que se originaban por viajes y estancia de los jurados, así como la confección de los trofeos, eran a cargo del Grupo y provenían de los escasos ingresos que generaban nuestras actuaciones, se decidió, con muy buen criterio, que no fuera un concurso sino un festival. Esto suponía la presentación ante el público de Jaca y de la Comarca de los integrantes de nuestra propia escuela de folclore, que durante todo el curso aprendían y aprenden a bailar, a cantar o a tocar con nosotros. Hay que recordar que hasta hace pocos años, no recibíamos ninguna subvención de Organismos Oficiales incluido nuestro Ayuntamiento.

En los años 70/80 estaba en auge todo lo relacionado con el folclore,  con nuestras jotas, danzas altoaragonesas y con nuestros "paloteaos". Esto se reflejaba en la gran cantidad de personas de todas las edades, que en número superior a 300 estaban apuntados a nuestra escuela y que al finalizar el curso casi todos ellos participaban en este Festival de Folclore Aragonés "Virgen de la Cueva ".

La verdad es que tenemos la suerte que transcurridos esos años de euforia por el folclore, en la actualidad y después de 35 años enseñando altruistamente, seguimos manteniendo una cifra superior a las 100 personas, que siguen acercándose a nuestra escuela de  folclore y disfrutando de él como lo hacemos los componentes del propio Grupo.

Los trofeos iniciales del concurso, fueron sustituidos por pequeños recuerdos que año tras año se renuevan y entregan a todos y cada uno de los participantes, alguno de ellos pueden verse en la fotografía.

Rafa.