martes, 22 de mayo de 2012

Festival en Olorón - Verano 76 - 5

La Secretaría Permanente del Festival, tiene habitualmente mucha información sobre grupos folklóricos, especialmente en un año en el que la edición del Festival es en Oloron.  No es raro que a esta Secretaría le pidan información sobre grupos, días libres de los mismos o incluso se concierte a través de ella alguna actuación. En esa tesitura recibimos el 13 de julio un aviso de actuación para el próximo 18 en la localidad de Lées-Athas en el vecino valle de Aspe francés. Tendremos que estar en Bedous (pueblo próximo) “à la Mairie” a las 9’30 h. para, una vez trasladados a Lées-Athas, hacer un pasacalles por la mañana y después de comer, la actuación.
El 20 de julio, José Ángel manda un SALUDA al alcalde del lugar agradeciendo la acogida. Como se puede observar se cuidaban mucho las relaciones. Esto se sustituiría con el tiempo en una felicitación de Pascuas en Navidad a todos los ayuntamientos o festivales que nos habían contratado durante el año y a alguna organización o persona relevante de años anteriores. En estos días se va José Ángel para hacer “el campamento” en Montelareina (Zamora), previo a la entrada en la Academia General Militar.
La efervescencia política que vive el país, en plena “transición”, tiene su dinámica local. El año pasado (1975) se formó una asociación cultural “MOZALLA”, que entre otras actividades organiza charlas, recitales de música, trae grupos de “teatro independiente” y tiene además su cine-club que proyecta en el salón de actos del Instituto “Domingo Miral”. En esta asociación se hallan integrados, además de mucha otra gente independiente, los militantes de las diversas organizaciones políticas y sindicales aún ilegales, tratando de abrir cauces, de hablar de lo que los medios no hablan y de señalar de forma activa todo lo que las estructuras políticas “oficiales” tratan de ocultar o silenciar.
“MOZALLA”, organiza el 26 de julio una fiesta infantil en “El Paseo Gral. Franco”, consistente en juegos diversos y chocolatada. A esta fiesta se ha invitado para que colabore la Tuna, “La Estudiantina Jacetana”, que consigue gran éxito como animadora del conjunto y dando cohesión a la fiesta, uniendo las variadas actividades que con los chicos y chicas se realizan en las distintas zonas del parque. Desde el punto de vista de los componentes, fue la Tuna la que llevó el peso de la juerga.
El 19 de junio, Louis Haure, había confirmado nuestra participación en la edición de este año del XIV Festival de los Pirineos. Podemos ir 45 componentes nada menos. Nos manda la lista de grupos y los detalles de los espectáculos.
Nos dice: - “Para el Festival de los Pirineos, llegar a Olorón el sábado 31 de julio a las 10. Salir de Olorón a las 20 horas del domingo o el lunes a las 8 de la mañana (ya podéis imaginar qué elegimos). La actuación será de 25 minutos”.
Había que quedar a las 6 de la mañana en el colegio de “Escolapios” de la Calle Mayor, 42, para cargar el autobús, ver si estábamos todos y salir pitando pues teníamos que subir el puerto y sobre todo pasar los controles de frontera. Lo de cargar el autobús no era en estos momentos una cosa complicada, los instrumentos en sus fundas, el banderín recién estrenado, las bolsas de viaje de cada quien y casi siempre alguna bota o incluso alguna garrafilla de tinto que solíamos compartir con otros grupos en verbenas y sesiones de confraternización que se solían organizar en los lugares de descanso, o mejor de no descanso,
En esta ocasión se presentó el señor Lorenzo Escartín con uno de aquellos autobuses que cuando habíamos ido con el Coro y la Tuna de Escolapios, 15 años antes, ya era viejo. Total, que entre el puerto de Somport, el autobús, las paradas de control en las fronteras y demás entretenimientos, nos costó llegar a Olorón algo más de tres horas. Nos llevó al “Licée”, donde habríamos de dormir, después de presentarnos a la Organización, nos ubicamos para dejar nuestras cosas y una vez vestidos con el traje típico, vuelta al centro de Olorón para hacer un pasacalles.
El señor Lorenzo, en teoría estaba a nuestra disposición, pero no sabemos si por exceso de trabajo o por qué, desapareció del mapa y a la hora de volver al instituto, por no tener medio, fuimos trasladados en un furgón policial, con la natural sorpresa del respetable al oír que del mismo salían alegres canciones mientras se desplazaba.
Ya en el pabellón del festival y debido a que el escenario no era muy grande, se hizo una selección de jota y rondalla subiendo al escenario sólo 25 componentes. En el Grupo, sobre todo en estos tiempos había una tendencia a llamar “los de jota” a los componentes del baile y “los de rondalla” o “la rondalla” a los músicos y cantadores, probablemente por la inercia de épocas anteriores. Con el tiempo, aunque en muchas ocasiones es conveniente ensayar de forma separada, esto se iría diluyendo, ya que gente de rondalla empezaría a bailar y a aprender paloteaos y otros de baile ayudarían tocando algún instrumento (menos habitual) o con la percusión. Hemos aprendido cuatro jotas nuevas que esperamos presentar en Olorón. También se había decidido colaborar con el Festival, no cobrando, pauta que mantendríamos a lo largo de toda nuestra trayectoria en relación con esta organización que sentimos tan próxima.
Se bailaron: Jota de Antillón sin cruzar, Jota de Alcañíz, Jota de Albalate, el Tintán de Bielsa y la Jota Rápida de Zaragoza, acabando con el Cadril de Bielsa.
En Carta a José Ángel en los días siguientes y en tono jocoso, se le cuenta la actuación diciendo que “Javier cantó dos o tres y quedó estupendo, tal es así que los otros grupos no querían salir a actuar de avergonzados que estaban, hasta que se lo pedimos… y siguió el festival”. Evidentemente es una broma exagerando los hechos, pero que denotaba, lo satisfechos que estábamos del repertorio, de la incorporación de Javier y de las novedades que se van introduciendo. También le contábamos: “Llovió mucho el primer día y el segundo nos mojamos con 20 litros de vino tinto que compramos en Langa”.
En Olorón se nos presentó Mr. Lassabe que habría de tener notable influencia en nuestro espectáculo y con el que haríamos una gran amistad, para proponernos ir del 24 al 27 de agosto a dos pueblos de Las Landas y el año que viene posiblemente a Marruecos y Confolens.
El día 11 de agosto de la Secretaría Permanente del Festival nos llega una carta agradeciendo nuestra participación, la calidad de nuestro espectáculo y la simpatía de las chicas y chicos. Además nos esperan en próximas ediciones. Al día siguiente ya estamos contestando agradeciendo nuestra estancia en el Festival.

Álvaro

jueves, 17 de mayo de 2012

San Juan de PUERTO RICO 1978/1979

EL PRIMER " VIAJE LARGO " DEL GRUPO

          Hace tres años que se creó el Grupo Folklórico Alto Aragón, y ya se han realizado multitud de viajes tanto en Aragón como en resto de España así como por la vecina Francia. Viajes y viajes con muchas actuaciones, que nos han dando a conocer al resto del mundo mediante diferentes contactos con otros grupos, en los Festivales en los que hemos participado.
Nuestros planteamientos de viajes al exterior siempre habían sido durante los tres años como           Grupo, sensatos y acordes a nuestras posibilidades económicas, pequeños presupuestos para todo, para trajes, instrumentos, sonido etc. pero esto no quita para que alguna vez fuera la primera en soñar con un "gran viaje largo", largo me refiero principalmente a cruzar el "charco".
          Surge la posibilidad de viajar a Puerto Rico y en principio y con mucha cautela, nos vamos informando de todo, precios de viajes en avión (la primera vez para muchos de nosotros) pasaportes, visados, vacunas etc. y sobretodo el precio de un desplazamiento como este.
          Comienzan los primeros contactos con la responsable del festival en Puerto Rico, Irene Jiménez de Mclean "Madame Mclean" que es la directora del grupo folclórico "Areyto" organizador del festival. Llamadas de teléfono a las tres o cuatro de la mañana, hay que recordar que son seis horas menos que en España y había que localizarla después de su trabajo. Horas y horas de demora en las conferencias con el extranjero, hasta cuatro o cinco de espera  en el locutorio de Telefónica en la Avenida Jacetania, con Guzmán que era el presidente en aquellos días y por fin a las tres de la mañana se oye una voz por los altavoces " San Juan de Puerto Rico en la cabina cinco". Sólo estábamos nosotros dos y acudimos raudos y veloces a aquel pequeño habitáculo después de tanta espera. Al otro lado de la línea Madame Mclean, un cariñoso saludo y rápidamente preguntas y preguntas por nuestra parte, ¿cómo es el festival?, ¿duración de las actuaciones?, ¿dónde nos alojaremos? y ¿cuántos podemos desplazarnos? o mejor dicho a cuántos nos invita la organización del festival.  Las llamadas a estas horas de la madrugada se hacen ya cotidianas pues casi cada semana hay que concretar algo del viaje y siempre somos nosotros quienes  tenemos que hacerlo para solucionarlo, y por fin tras varias llamadas nos contesta a la pregunta más polémica, podemos ir un máximo de 25/27 personas ya que tienen restringido el alojamiento en la Universidad de Puerto Rico.
          Durante estas semanas nosotros ya habíamos contactado con el Ministerio de Cultura y más concretamente con Dª Maruja Sampelayo una de las responsables de la antigua Sección Femenina, que era quien coordinaba este viaje desde el  Ministerio y quien nos había elegido  a nosotros para acompañar al grupo  "Coros y Danzas de Madrid" que era el  que habitualmente viajaba patrocinado por el este Ministerio.
          Surge el primer problema, el Ministerio  nos comunica que sólo subvenciona el viaje a 22 personas, y que si vamos más hasta los 27 invitados, tendremos que hacernos cargo nosotros de los gastos que se generen. No recuerdo exactamente a cuánto ascendía lo que teníamos que desembolsar pero posiblemente y con los honorarios que cobrábamos por nuestras actuaciones en el año 1978, tendríamos que hacer unas 30 actuaciones, sólo para pagar estas cinco plazas de más. La verdad es que ya empezábamos a tener algunas  tablas en esto de pedir y pedir, uno de los muchos sitios a los que nos dirigimos para pedir subvenciones fue a la Diputación Provincial, hay que recordar que todavía no existía el Gobierno de Aragón ni las Comarcas, y que las relaciones con el Ayuntamiento de Jaca o mejor dicho con su alcalde el Sr. Abadía eran como mínimo tensas. Solicitar subvenciones no fue fácil, pues éramos un Grupo nuevo, dirigido por "chavales "de unos 20 años y además no estábamos bajo el manto protector de nadie, así que nos lo teníamos que "montar" todo por nuestra cuenta. Tuvimos suerte tal vez, o igual es que ya nos lo merecíamos y la Diputación Provincial de Huesca se hizo cargo de los 5 pasajes que necesitábamos para ir un total de  27 miembros del Grupo a Puerto Rico.
          Cuando un problema se resuelve siempre surge otro, en 1978 ya estábamos en el Grupo más de 60 personas, algunas por motivos familiares, de trabajo o de estudios entre otros, se descartan ellos mismos para este viaje, pero la verdad es que los disponibles y en condiciones   artísticas para desplazarse, son muchos más de los 27 que pueden ir por estar invitados y tener las pasajes de avión pagados. A la Junta Directiva se le crea por primera vez una situación como esta, tener que dejar en Jaca a varios componentes que mereciendo ir a este viaje y por las causas ya señaladas no pueden hacerlo. Reuniones y mas reuniones, siempre las mismas frases, mas de baile que de rondalla, mas cantantes o mas guitarras, mejor los que danzan paloteaos que los que no,  etc.etc.
          Al final  se consigue hacer una lista de 27 personas que con muchas reticencias  se acepta para esta ocasión, este problema se prolongará a lo largo de la vida del Grupo, pues el resto de viajes "largos" que hasta el día de hoy se han hecho, siempre ronda el mismo número de pasajes de 30 a 35 como mucho.
          Los preparativos son muchos y complejos, recuerdo que ya teníamos trajes propios del Grupo Folklórico Alto Aragón, trajes  de Hecho, trajes  de Sobrarbe y por supuesto los particulares de cada uno y todos había que transportarlos 6.400 kilómetros de ida y otros 6.400 de vuelta. En esos años no existía la posibilidad de comprar cajas o baúles de madera o aluminio como ahora (sólo "la Piquer" los tenía) y nosotros lo transportamos todo en una especie de baúl grande de "mimbre" como las cestas, que tenía más de tres metros de largo por uno de ancho y otro de alto, atado con una  correa blanca para que no se salieran los trajes durante el viaje, y dentro varios  plásticos que  los protegían del polvo y la lluvia.
          Llega la Navidad de 1978 y tenemos que viajar, pues tanto la Nochevieja del 78  como los Reyes del 79 los pasamos en San Juan de Puerto Rico lejos de nuestras familias, pero no importaba estábamos en nuestro primer viaje largo transoceánico. El viaje en avión, como he dicho antes, el primero para casi todos nosotros, transcurrió con relativa normalidad. Creo que fueron 10 horas de viaje directo de Madrid a San Juan, todo son cosas nuevas, comidas a horas intempestivas, casi siempre con el cinturón puesto por aquello de las turbulencias y al despertar del día siguiente una azafata nos entrega a cada uno, delicadamente con unas pinzas, una servilleta de tela muy bien doblada, caliente y con muy buen aspecto, tanto es así que uno de nuestros componentes recién despierto y cansado del viaje le da un buen bocado pensando que era un croissant, aun lo recordamos con cariño con Paco el autor de bocado. Durante el viaje en el avión empezamos a estrechar lazos, unos más que otros, con los componentes del grupo "Coros y Danzas de Madrid ", que continuarán durante todo el viaje y por supuesto a la vuelta.
          La llegada a San Juan de Puerto Rico fue de película, nada más pisar el suelo del aeropuerto descargó una tromba de agua (tormenta tropical) que nos puso una alfombra,  de agua claro, de cinco centímetros hasta que llegamos a la terminal, eso sí a los 5 minutos brillaba el sol nuevamente. Ya en la terminal, la costumbre de siempre de llevar de todo a los viajes y me refiero a jamón, longaniza, pan y sobre todo vino y latas, hizo que antes de pasar la aduana y tras leer en los carteles que estaba totalmente prohibida la entrada de todo tipo de alimentos, sentados en las escaleras o en el suelo se improvisó  una merienda o desayuno o lo que fuera, con todo el material comestible que llevábamos cada uno y así  no tener que tirarlo a la basura antes de cruzar la aduana.
          Ya en San Juan nos alojamos en la Universidad de San Juan de Puerto Rico y recuerdo que nos entregaron una identificación para el acceso que ponía literal       "UNIVERSIDAD DE SAN JUAN DE PUERTO RICO - ACTIVIDADES EXTRACURRICULARES”.
          Varias actuaciones en la isla con una agradable temperatura mínima de unos 20 grados, aunque para los portorriqueños hacía frío, actuaciones en dos cadenas de televisión la 7 y la 13, por cierto en esta última durante la presentación del Grupo entrevistaron a Guzmán el Presidente y le preguntaron:- “¿Cómo te llamas?”
- "Guzmán" responde el entrevistado. Nueva pregunta:- “¿Y de nombre?”
-"Guzmán" responde de nuevo. El presentador extrañado dice:- "¿Te llamas Guzmán Guzmán?". Guzmán se nos mira y dice:- "Si. Guzmán Guzmán". La manía de los americanos de llamar siempre por los apellidos. Otro día estuvimos visitando la fábrica de Ron Bacardi, degustamos bastante ron, unas veces sólo y otras con una especie de gaseosa a la que ellos llamaban "salte de la cola".   Horas de asueto en la playa con cocos incluidos, de los de comer, recepción en la Casa de España y múltiples salidas nocturnas para ver todo aquello, con problemas con los taxistas que se avisaban unos a otros para cobrarnos más, porque siempre nos parecían caras todas las carreras cuando les preguntábamos, fueron la tónica de unos días que no olvidaremos jamás por lo bonito del viaje y de la isla, y por ser el primer "viaje  largo " del nuestro Grupo, al que siguieron  muchos más que iremos comentando poco a poco.

Rafa.