viernes, 18 de noviembre de 2011

La Primera hornada de componentes

A lo largo de la historia del Grupo “Alto Aragón” han de pasar (ahora que tenemos perspectiva temporal) un gran número de componentes, CIENTOS, que iremos poniendo en distintas entradas. Aquí mostramos la primera remesa que se reflejaría en el acta fundacional y en las siguientes actas. Con las fotos de todas estas personas se hizo la primera ORLA que acompaña que fue elaborada por José Ángel González Escartín. Se hizo una copia reducida de un tamaño intermedio entre DinA3 y un folio que algunos compramos por 300 pts. (1'80 €)

JUNTA EXTRAORDINARIA FUNDACIONAL

24 de noviembre de 1975 – Acta Nº 1

Presidente:

José Ángel González Escartín
Vicepresidente:
Enrique Muñóz Burillo
Secretario:
Guzmán Fernández Barrio
Tesorero:
Rafael Pérez Palacios
Vocales
Inmaculada Suárez Lecumberri
Mariano Blas Sebastián
Fco. Javier Barrón Ruiz
Maribel López Gracia
Inés López Gracia
Álvaro Gairín Rabal
Enrique Lope López

Resto de componentes
José Luis Sanz Álvarez
Santiago Calonge Pradillo
Pedro Sanvicente Tomás
José Manuel Sabás Vivas
Carmelo Solchaga Garnica
Antonio Arguedas Pastor
Miguel Ángel García Nasarre
Alfonso Garrapiz Pardo
Roland Sesé Carracedo
Enrique Tello Rabal
Luis Mª Vera López
Antonio Sesé Carracedo
Mª Elena Sanvicente Tomás
Conchita Calvo Larraz
Mª Rosario Sanz Álvarez
Mª Angeles Rubio Biscós
Isabel Moreno Jordana
Susana Barrón Ruíz
Mercedes Pueyo Morláns
Ana Isabel Reiné Viñales
Susana Ara Marraco
Mª del Carmen Ruiz Rodríguez
Juan Antonio Muñóz Lacasta
Carlos Puértolas Morláns
Gerardo Millera Lardiés
Francisco Betés López
Julio Laín Ascaso
Fernando Estallo Garcés
Javier Ángel Aspíroz
Loreto Fanlo Abella
Carmen Mari López Pérez
Alicia Moreno Jordana
Mª José Piedrafita Escolano
Mª Fernanda Parellada Izuel
Clara Ara Viú
LourdesAra Viú
Mª Pilar Alesón Cabrerizo
Mª Ángeles Pérez Palacios
Mª Socorro Martín Zoco
Teresa Herráez Bandrés
Mª Teresa Campo Beltrán
Mª Ángeles Cajal Marín

20 de diciembre de 1975 – Acta Nº 2

Lourdes Reiné Viñales
Isabel Cidraque Martínez
Manuel Fanlo Abella

26 de diciembre de 1975 – Acta Nº 3

Fermín García López
Mª Ángeles Lamata Arigüel

miércoles, 9 de noviembre de 2011

EL MÁS GRANDE, POR LOS SUELOS

Desde el inicio del Grupo "Alto Aragón", alguno de nosotros ya soñábamos con viajar algún día a Nueva York entre otros sitios.

Al principio, como críos que éramos, habíamos dividido el autobús en dos partes prácticamente por la mitad, la de delante " barrio Manhattan " y la de atrás " barrio chino ". ¿Porqué?, pues no lo se, son cosas que surgen y así se quedan para siempre, tal vez la parte de delante mas seria, la de atrás menos, vaya como ahora, y entonces ya surge la idea de ir antes a Nueva York ( los del barrio Manhattan) que a China (los del barrio chino). Lo que es la vida luego a lo largo de los años así resultó.

Un buen día nos comunican si queríamos ir a Nueva York para la celebración del Día de la Hispanidad en la "Gran Manzana"; todo muy bien y además sería un viaje con José Antonio Labordeta y su grupo de músicos y por si fuera poco los gastos a cargo de la DGA. Por aquel entonces Labordeta era ya famoso, claro en Aragón, y nosotros nos conocíamos casi todas sus canciones, además ya habíamos realizado una actuación en el Colegio Mayor San Juan Evangelista de Madrid con ellos y posteriormente efectuaríamos una gira por Marruecos también los dos grupos.

Se dijo que sí rápidamente y comenzaron los preparativos. Trajes, maletas, baúles y claro los instrumentos. Las bandurrias en sus fundas rígidas, los laúdes, las guitarras igual claro, pero y ¿el contrabajo?. “¡¡ Rayos, no tenemos funda !!. Pero esto da igual, es de Máximo y Máximo no tiene problemas para improvisar cualquier cosa. Coge unos trozos de esponja de tapizar, y le hace al contrabajo una funda provisional, que como todo lo provisional en este Grupo se quedará años y años. El contrabajo con la funda parecía una momia, pero era resistente y la verdad es que lo fue durante todo el largo viaje de no se cuantas horas hasta Nueva York.

Nos alojaron en un Hotel, en habitaciones de cinco y seis camas cada una, nos indicaron en la recepción "el desayuno en la habitación", vaya lujo, al día siguiente todos esperando el desayuno, hasta que a alguien se le ocurrió salir a preguntar cuando lo traían, no hizo falta preguntar pues al salir de la habitación, en la puerta, bueno en el suelo, teníamos unos "sanwich de huevo frito " si de huevo frito entero y unos vasos de plástico con café con leche, uno para cada uno, todo muy americano claro.

Como en todos los viajes siempre hay infinidad de anécdotas que contar, me gustaría resaltar dos o tres. Un día nos fuimos a otro estado, New Jersey cerca de New York, teníamos una actuación conjunta con el grupo de Labordeta, en el salón de actos del Essex Country College de Newark. La primera y sin tocar dice Máximo " ¿a donde da esta puerta? pues a la calle claro, pero al segundo y medio de abrirla aparecen tres "morlacos" de color, negro, había saltado la alarma, y todos los que estábamos por allí, disimulando, no hablábamos ingles, todos silbando.
La segunda. Se acerca el batería del grupo de Labordeta y nos dice que se ha olvidado las baquetas en el hotel; no pasa nada Máximo y otro (yo) nos recorremos los entresijos de aquel colegio y nos encontramos unos colgadores de ropa, de los que salieron dos baquetas claro, problema resuelto. Ya puede empezar el acto y así ocurre. La tercera, recordareis cuando canta Labordeta "UNO TRABAJA DE NEEEGRO Y OTRO DE INDIO EN UN SALOOON", pues bien, nos habían comentado que en esos tiempos, y ahora también, la palabra "negro" era despectiva; José Antonio, sobre la marcha, se da cuenta y rectifica " uno trabaja de GÜANAMINO y otro de indio en un saloon" arreglado. Unos meses antes de su fatal fallecimiento, él y yo lo recordábamos todo esto un día que nos encontramos en Jaca en una de sus muchas visitas a esta zona que adoraba.

José Antonio, SIEMPRE TE RECORDAREMOS.

Los días en EE.UU. continúan. En uno de los desplazamientos que hacíamos por Nueva York en autobús, (en uno de esos americanos de transporte urbano, que tienen la peculiaridad que no se cierran las puertas como aquí con hidráulicos, sino a mano con una palanca desde el puesto del conductor), salíamos de una calle a la 5ª Avenida, curva de 90 grados, la puerta se abre y como un cohete, sale el contrabajo disparado hasta el centro de los seis carriles de la avenida. El mástil por un lado, el resto por otro, y las cuerdas que lo sujetan todo. Máximo desesperado, lógico, sale corriendo sin mirar a rescatar su querido instrumento. Todo destrozado no se puede tocar, no sirve para nada.

Todo el Grupo apenado por el destrozo y sin saber que hacer para calmar a Máximo. Mañana tenemos una grabación de TV en la calle, ya que se había suspendido el " Desfile de la Hispanidad" pues había fallecido el Nuncio de su Santidad el Papa, en Nueva York. Y por si fuera poco ese mismo día hay también una actuación en la Casa de España, Labordeta y nosotros, los dos grupos juntos.

Llegó el día siguiente y durante la grabación de la TV, el presidente de la Casa de España y yo mismo, nos fuimos a comprar un nuevo contrabajo para Máximo gentileza de la Casa de España. Me teníais que ver, yo que de música "ná de ná", de tocar el contrabajo "ná de ná", pero con muchas ganas de regalarle a Máximo uno nuevo, probando uno detrás de otro hasta cuatro o cinco contrabajos, en una inmensa tienda de instrumentos musicales, al final, tonto de mí, me quedé con el mejor, bueno no sé si el mejor pero si el más caro, y después circo en esas avenidas de Nueva York intentando meter en un taxi semejante instrumento. Después de probar en cinco o seis llegó uno grande, y como sardinas en cubo directos a la Casa de España.

La actuación era en el restaurante de la Casa de España y guardamos el contrabajo, sin que nadie lo supiera, en la cocina. Comenzó la actuación y a Máximo le dejaron un bajo eléctrico del Grupo de Labordeta para que tocara con nosotros, a la segunda pieza, sacamos de la cocina el nuevo y flamante contrabajo y se lo entregamos a Máximo; gritos, lágrimas, abrazos de esos de "Minín" que te dejaba sin aliento, todo resultó bien, pero no se me olvidará nunca esa imagen en la 5ª Avenida de Nueva York del instrumento, EL MÁS GRANDE, POR LOS SUELOS.





Rafa.