viernes, 28 de octubre de 2011

Navidades de 1975

En los primeros tiempos del Grupo, lo que resalta es el entusiasmo, la actividad intensa en ensayos, reuniones para planificar, ideas para poner en marcha y en diversión, mucha diversión, que con el paso del tiempo me parece era el aceite que engrasaba ese entramado que poco a poco se estaba perfilando.
Un reflejo de ese dinamismo es que desde el 20 de diciembre de 1975 y el 5 de enero de 1976, se realizan tres Juntas Generales entre ordinarias y extraordinarias con la asistencia masiva de sus componentes. Hay que entender que ya empieza a haber un nutrido grupo de estudiantes universitarios que están de vacaciones navideñas y es oportuno hacerlos partícipes de todas esas iniciativas que van surgiendo al tiempo que se aprovecha su formación y veteranía.
Todo está por levantar. Venimos de una etapa en que se nos daban las cosas predigeridas: proyectos, contactos, horarios en los ensayos y en los desplazamientos, el autobús, la actuación, el regreso, etc. A partir de la constitución del Grupo nos tenemos que plantear absolutamente todo. Es lógico, pensamos, tener papel timbrado, tampón o material de oficina en general. Se empieza a hablar de la conveniencia de hacer postales y algún tipo de propaganda para enviar a los sitios donde nos querríamos dar a conocer o por si nos la solicitaran. Dar prioridad en los gastos a la confección de nuevo vestuario. En la junta del día 5 de enero de 1976, el tesorero nos informa de que tenemos 2.800 pesetas. Casi en cada junta se da entrada a nuevos componentes; en esta fase, se tiene en mente recuperar personas que ya estuvieron relacionadas con el baile o con la música, principalmente chicos para bailar, pues en ésto vamos más justos.

jueves, 27 de octubre de 2011

La Primera carta que entró...

La primera carta que el Grupo recibe va dirigida al Presidente y tiene fecha de 14 de noviembre de 1975 mediante la cual la Delegada Local de la Sección Femenina del Movimiento, en forma de “Saluda”, adjunta la convocatoria del concurso provincial de Villancicos.
En estas fechas Francisco Franco está moribundo y nadie prevé cómo va a evolucionar la situación. Las estructuras del Régimen funcionan con normalidad, como si fuera a durar siempre, sobre todo en una provincia como Huesca, distante de Madrid y sin grandes concentraciones de trabajadores o de estudiantes. Como ejemplo del “status quo”, hay que informar a la policía de que se va a realizar una reunión, aunque ésta sea la de un grupo de "jovenzanos" que van a hablar de ensayos o de temas próximos. Posteriormente hay que mandar copia del acta de la reunión al Jefe Local del Movimiento, que a la sazón es el alcalde.
Como nuestras primeras reuniones fueron en el local de la Sección Femenina en la calle Fernando el Católico, no recuerdo que viniera ningún policía a las mismas, pero eso, sí le sucedía al Orfeón Jacetano que hacía sus reuniones en el Casino Principal.Toda la efervescencia política llega tamizada por la distancia y aunque cada vez es más patente la presencia de organizaciones políticas y sindicatos, lo que sobresale es un interés superlativo por participar, cambiar las cosas, hacer cultura, por recuperar las raíces. Los componentes no están muy politizados, salvo alguna excepción, pero sí vamos con los tiempos con mucho interés por levantar algo nuevo, transparente, democrático y ligado a nuestra cultura y tradiciones. Todo esto nos haría buscar nuestras raíces, en las músicas, los dances, en el vestuario, posteriormente en los paloteaos y en otras facetas que con el tiempo irían abriéndose, cristalizando o no, en función de las aficiones y altibajos del Grupo y sus componentes.

Alvaro

AUTOBÚS, BUS, CAMION, GUAGUA...


Autobús, "vehículo automóvil de transporte público y trayecto fijo que se emplea habitualmente en el servicio urbano". Esto dice La Real Academia Española de la Lengua en su vigésima segunda edición.

La verdad es que para nosotros, el Grupo Folklórico Alto Aragón de Jaca, no es del todo correcto, o si se prefiere, además de servirnos de transporte, le damos otros muchos usos, tal vez demasiados.

Yo me atrevería a decir que además de los miles de kilómetros que hemos hecho en avión, el autobús ha sido el medio de transporte que más hemos utilizado. Desde aquéllos primeros con el motor en la parte delantera, dando calor y haciendo ruido, pasando por los que tenían amplias ventanas para "climatizar" el interior, con poco maletero y poca velocidad, hasta los más nuevos automáticos, climatizador, maletero inmenso para nuestros baúles y además con nuestro nombre en la parte de delante y en la de detrás.

Los más antiguos (viejos), recordaréis el viaje a Logroño, uno de los primeros y último que hicimos con Lorenzo Escartín (padre) de conductor, además con "Antonieta" y Nati Pétriz. Fue un viaje, sobre todo la ida ¡inolvidable!. Recuerdo que en la subida a los puertos, pues todo desde Jaca a Logroño era por carretera nacional, había momentos que el autobús prácticamente se paraba, -"Lorenzo que se para el autobús, hemos pagado para llevar un buen conductor y no ésto"- era ya la cuarta o quinta vez que se lo decía Antonieta. Lorenzo sin mirar a la carretera y con la mano derecha en alto: - "O t’en callas, u os bajáis todos aquí mismo"- espetó. Se hizo el silencio en el autobús, bueno en todo no, en la parte delantera que era donde se desarrollaba todo este asunto; en la parte de atrás seguía la juerga como siempre. En el siguiente puerto, tres cuartos de lo mismo, pero ahora todo en voz baja que el Sr. Lorenzo estaba muy cabreado, en las bajadas apagaba el motor para no gastar gas-oíl, cuando llegábamos abajo ponía tercera y arrancaba otra vez. Así siempre.

A partir de entonces, Lorenzo Escartín (hijo) que siempre le llamábamos Lorencito, fue nuestro conductor habitual. En los viajes de 10 horas, Lorencito sólo, en los viajes de 20 horas, Lorencito sólo, en los viajes de 24 horas, Lorencito sólo. Recuerdo la primera vez que fuimos a Inglaterra, que actuamos en el Royal Albert Hall de Londres, cuando íbamos a salir de Jaca, nos dimos cuenta que en esta ocasión no iba sólo Lorencito traía otro conductor con él, ¡qué raro!.


Doce horas hasta París de tirada, bueno casi de tirada, porque antes en la frontera, había que hacer las listas, hay que rellenar la carta verde con los nombres de los que viajábamos para que la Guardia Civil y los Gendarmes nos dejaran pasar. Pensareis, por qué no se ha rellenado antes de salir o en la Secretaría, pues está claro ya llevamos media hora de viaje y hay que almorzar; almorzar algunos, los de siempre, otros quietos en el asiento para no marearse que es peor.

Sigamos con el viaje a Londres, de París a Calais en otra tirada, pero ésta no nos preocupaba pues en el Ferry ya descansaríamos y comeríamos. Los viajes en Ferry tienen algo especial, en nuestro autobús había nada mas y nada menos que cuatro o cinco "chóferes", verdad Alvaro, verdad Fernando, verdad Javier, que quiero decir con esto pues que mientras todos esperábamos para comer o comprar algún bocadillo digo "sanwich" ellos se ponían los primeros y como eran "chóferes" más rápido, mejor comida y más barata. ¡Lo que se aprende por el mundo adelante!. Llegamos a Dover y con voz algo fuerte: - "Yo por la izquierda no conduzco ni conduciré nunca"- le decía Lorencito al otro conductor, - "Así que coge aquí mismo el autobús y hasta que no lleguemos otra vez a Francia yo ni lo toco"-. Dicho y hecho así fue, claro que mejor para nosotros si ya era difícil indicar a Lorencito en un recorrido cualquiera conduciendo por la derecha, le indicábamos, desvío a la izquierda, y él nos decía a la izquierda de aquí o a la de allá, indicando con su mano la izquierda y la derecha, imaginaros conduciendo por la izquierda. Menos mal que entonces no había rotondas creo que hubiéramos dado tres o cuatro vueltas a cada una de ellas.


Peripecias en todos los viajes y desde luego en el de Billinghan. En la aduana, para los más jóvenes de hoy, en aquellos tiempos, antes de entrar en cualquier país de Europa, había que pasar por la aduana española y la del otro país donde te revisaban el pasaporte y las maletas, y además a nosotros nos revisaban dos o tres garrafones de 20 litros de vino cada uno, que siempre nos acompañaban, eran parte de equipo técnico. En la frontera, en Dóver, un guardia de aquellos pregunta, en inglés claro, -"¿Para qué es todo esto?", Javier Ferrer, curtido en muchas batallas y más rápido que el caballo del bueno, -"Mire sr. guardia, somos un grupo folklórico español que al final de nuestro espectáculo danzamos el baile de la vendimia y damos a los espectadores un poco de vino en unos vasos"-. Alguien, creo que Antonio Gairín se lo traduce, el guardia se lo mira, mira los garrafones, mueve la cabeza y no se si creyéndose la historia o admirando la rápida y contundente mentira de Javier, da paso a todos y a casi 50 litros de vino que con suerte durarán todo el viaje.

Como podéis imaginar a la vuelta por Inglaterra y hasta el Ferry, Lorencito no toco el autobús, a la salida en Calais sí y hasta Jaca claro.

Siguiendo con el autobús y los viajes. cómo olvidar el ya famoso viaje a París, organizado por la DGA ahora Gobierno de Aragón, con el Grupo Baluarte Aragonés y con el Pastor de Andorra.

Para entonces ya estaba con nosotros Máximo Lacasta (Minín) que siendo el más mayor también parecía el más "crío", pero para él seguro que haremos capítulo aparte, como creo se merece. Centrémonos en el tema de hoy el autobús, Therpasa era la empresa que puso el autobús contratado por la DGA. El Grupo Baluarte Aragonés ocupó en Zaragoza todos los asientos y llenó prácticamente el maletero con sus maletas e instrumentos. Haciendo maravillas colocamos nuestro equipaje en el maletero pero tuvimos que subir parte a los pasillos de arriba, a pesar de todo siempre quedaba un tambor que no sabíamos que hacer con él, por todos lados molestaba. A Máximo le presentamos al Pastor de Andorra se sentaron juntos y no pararon de contar batallitas hasta París. En una ocasión para andar por el pasillo, alguien le dejó el famoso tambor al Pastor de Andorra y el pobre lo llevó en su regazo hasta el final del viaje. ¡Vaya viaje Sr.Iranzo!, el tambor y Máximo el mismo día. Esta fue una de las pocas veces que no viajamos con Escartín.

Lorenzo, Lorencito y ahora Santi pasando, por todos los conductores, que son muchos, a lo largo de más de 37 años de nuestro Grupo, no podemos olvidar en este recuerdo, al polifacético conductor RICARDO, el guardia civil, la suegra, Barragán y tantas otras caracterizaciones que en un segundo y con diverso material que guarda debajo de su asiento puede llegar a hacer durante todo un viaje.

Los autobuses para nosotros, como he dicho antes, no sólo son vehículos que nos transportan de un lado a otro, son lugares donde, hablar, discutir, beber, comer. Antes nos llevábamos unos bocadillos una o varias botas de vino, pero ahora esto ha cambiado y mucho. Desde aquéllas neveras pequeñas que había que ponerles hielo cada dos por tres a la siguiente fase, neveras a 220 y 12 voltios y terminando por esa NEVERA con mayúsculas de un par de metros cúbicos que diría Tebi, en la que cave de todo, últimamente hasta cava para celebrar un cumpleaños, me refiero y todos imagináis la nevera de Quin. El autobús ha pasado de merendero a cafetería y de cafetería a restaurante, que digo a restaurante a restaurantes en plural.

Yo creo que la suerte nos ha acompañado en nuestros viajes, tantos miles de kilómetros y sólo un accidente. Toco madera. Viaje a la Casa de Aragón en Lérida, carretera nacional a Barcelona, llegamos al término municipal de Las Cellas, una recta con mucha visibilidad y de repente una nube de cristales cae sobre la parte delantera del autobús y principalmente por encima de Enrique Tello, que entonces se llamaba "Kikin": - “¿Que ha pasado?”- Todos por el suelo, no había cinturones claro, cristales por todos lados, gritos, imaginar de todas ellas, y un tractor Ebro azul que a dos ruedas pasa de 0 a 100 en tres segundos, parando en un montón de arena ya en la otra parte de la carretera. Antonio que así se llamaba el conductor de nuestro autobús, salta a la carretera y con él algunos de nosotros, lo primero para socorrer al conductor del tractor y luego ver que es lo que ha pasado.

El conductor era un señor ya mayor sentado todavía en el tractor y con la boina puesta mas bien "encasquetada" y que sólo decía: - "Llevo cincuenta años cruzando la carretera SIN MIRAR y nunca ha pasado nada"-.

¿Que pasó?, pues que salía con el tractor por la parte derecha nuestra para cruzar la carretera, por supuesto como en los cincuenta últimos años sin mirar, y golpe con la parte derecha delantera del autobús y la parte izquierda trasera del tractor, que le da un impulso y lo lanza al otro lado de la calzada. Los vehículos seguían pasando por la nacional y algunos de nosotros nos pusimos a regular el tráfico, ya que el autobús se había quedado en medio y no se podía circular bien. Pasaron los minutos y el tráfico fluía normalmente gracias a nosotros, guardias de tráfico improvisados, digo fluía porque cuando llegaron los guardias de tráfico profesionales (PGC) se produjo una colisión en cadena de más de 10 vehículos. Viendo lo que pasaba nos retiramos del lugar a la espera del atestado. De este accidente me imagino que tienen un recuerdo especial, digo malo, Carlos y Paco, que para el que no conozca la historia ya la explicaremos en privado. Tranquilos todos, no resultaron heridos al menos físicamente. Carlos y Paco en aquellas fechas eran flamantes Voluntarios de la Cruz Roja.

Autobús, Bus, Camión, Guagua. Autobús, aquí en casi toda Europa, Bus en América del Norte Asia y África, Camión en México y Guagua en América de Sur y Canarias, da igual, ha sido, es y espero que sea parte de nuestra historia, la del Grupo, y de nuestra vida la de los componentes del mismo.

Aunque la memoria ya me falla creo que los viajes, las personas y las anécdotas son correctas y si alguna no lo es exactamente, aquí está este blog para que mandéis las correcciones, ampliaciones oportunas, etc.

Rafa.

martes, 25 de octubre de 2011

Rondalla Calasancia





Durante los años 60 en Jaca, entre otras agrupaciones relacionadas con la música, se encontraba “La Rondalla Calasancia”, perteneciente al Colegio de las Escuelas Pías. En esta foto se pueden ver algunas personas que a lo largo de los años formarán parte del Grupo "Alto Aragón" de Jaca, de la Escuela Municipal de Jota o más recientemente del Grupo "Uruel".


Podéis ver muy jovencitos a Enrique Lope, Guzmán, José Ángel o Enrique Muñoz entre otros. También por supuesto al señor Barrón que la dirigía.

viernes, 21 de octubre de 2011

¡OH SECRETARÍA! QUIEN TE HA VISTO Y QUIEN TE VE






Sabiendo la gran aventura, que íbamos a iniciar dentro de un grupo recién parido, tuvimos la gran suerte de que nos dejaran un piso en la Calle Fernando el Católico, nº 4, bajo derecha. Este piso, que contaba con tres habitaciones, una cocina, un salón pequeño y un baño, estaba ocupado por LA SECCIÓN FEMENINA, que era donde hacían sus reuniones y demás actividades.




La primera de las tres habitaciones que usábamos como secretaría contaba con un mobiliario muy reducido (una mesa, dos armarios y cuatro sillas). Poco a poco fuimos montando lo que sería una oficina provisional, llenando la habitación de libros, folios, contratos, presupuestos y, sobre todo, de mucha gente que con su facilidad de crear un ambiente maravilloso se lograría una unión llamada GRUPO FOLKLÓRICO “ALTO ARAGÓN”.


Lo que sí que era extraordinario era la facilidad con que se decía “mañana a las ocho reunión”. Cada dos o tres días o cada semana, nos juntábamos para hablar y hablar de todo lo que en el momento acontecía. Estas reuniones se hacían en el salón del piso, y no quedaban exentas de sus polémicas discusiones, pero por fin se llegaba a un acuerdo totalmente democrático (pues recuerdo que acabábamos de venir de una dictadura y el ambiente era un poco tenso).




La verdad es que era una gozada cuando alguien venía y comentaba: -“¡Oye!, ¿por qué no hacemos un dibujo y lo patentamos como anagrama del grupo?”-. Dicho y hecho. Formamos un redondel con la Peña Oroel de fondo y una pareja de baile con una guitarra y una bandurria. Luego se hicieron pegatinas, tarjetas, sobres y cartas con el anagrama que tanto nos gustó en su momento. También se hizo una pancarta con una sábana que se llevaba en el cristal de la parte trasera del autobús cuando se iba de viaje.


Todo esto es una pequeña muestra de lo que en realidad fue el principio de nuestras ansias por volar.
Sabíamos que no íbamos a estar mucho tiempo en esta secretaría improvisada, pues, como ya he dicho antes, era un piso compartido con LA SECCIÓN FEMENINA, y nosotros buscábamos nuestra independencia.


Habíamos estado dos años y medio, e insistimos al excelentísimo Ayuntamiento de Jaca (cuyo alcalde era por aquel entonces Don ARMANDO ABADÍA URIETA) para que nos dejara o nos diese un local para formar nuestra nueva secretaría.

Cuál fue nuestra alegría cuando, después de unos meses, nos mandó un comunicado diciendo que nos dejaban (por un tiempo indefinido) un local en la Calle Madrid, nº 3 (colindante a la estación de autobuses). Pero… el único inconveniente era que nos lo teníamos que limpiar.
Madre mía, madre mía…
La sorpresa que nos llevamos fue apoteósica, pues resulta que cuando abrimos la puerta (que casi no la pudimos abrir), nos encontramos todo un sinfín de objetos de todas clases (futbolines, cajas, esquís, ficheros completos, telarañas, basura, sillas rotas, alguna rata, etc. etc. etc.).
El local, de unos 60 m2 (casi a pie de calle) estaba de maravilla, lo único que con paciencia, mucho estómago y, sobre todo, mucha mano de obra, lo fuimos adecentando hasta conseguir lo que es ahora nuestra SECRETARÍA.
Mucho ha llovido desde que se empezó a trabajar. La pena es que no exista alguna foto del local o algo que dejara constancia de cómo estaba.
Por cierto, que el local había pertenecido al FRENTE DE JUVENTUDES, que al igual que la SECCIÓN FEMENINA tenían ahí su sede o local de diversión y trabajo.
Pero nosotros empezábamos a tener las ideas muy claras y no podíamos parar por nada del mundo, por eso a veces las pequeñas cosas, hechas con semejante ilusión, dan paso a grandes y duraderas historias.

TRABAJO REALIZADO EN LA SECRETARÍA DEL GRUPO


- Limpieza completa (suelos, paredes, techos y cinco baños).


- Desalojo al basurero de unos 200 objetos (algunos de gran tamaño).


- Quitar el papel de la pared y pintar paredes, techos, puertas, etc.


- Arreglar todas las puertas para que pudieran cerrar.


- Conseguir mobiliario gracias a donaciones particulares.


- Ordenar y organizar armarios, archivos y demás cosas de oficina.


- Conseguir armarios para el poco vestuario que teníamos.


- Colocar en las paredes toda clase de carteles y recuerdos que nos daban en cada actuación que hacíamos.





Espero que con esta descripción se pueda hacer una idea de cómo se ha ido evolucionando con el paso del tiempo y cómo se ha ido cambiando y ampliando hasta conseguir la nueva imagen de la cual disfrutamos.





Fdo.: Paco


“Amen Semper”

jueves, 13 de octubre de 2011

El Sr. José de Sinués




A veces el trabajo, la constancia, la pericia o la suerte entre otros factores, hacen que algo salga y además salga bien.
En esta ocasión, yo creo, que tal vez una mezcla de todo esto hizo que un buen día, y digo bueno porque así resultó, un amigo nuestro Alfonso Gracia (Alfonsito) se pusiera en contacto con nosotros. El ya sabía que estábamos recogiendo todo el material posible acerca de las tradiciones, historias, músicas, bailes, dances o vestuario de nuestra zona. Su esposa es de Senegüé y con frecuencia va a su pueblo pues sigue teniendo casa y familia, y en el pueblo siempre se habla de José Gracia, el Sr. José de Sinués. El Sr.José de Sinués era un hombre ya mayor, pasaba de los 80 años, pero con la cabeza muy bien amueblada, como dirían hoy los jóvenes, tenía una memoria prodigiosa y además anotaba en sus papeles de la Renfe francesa todo lo que sabe y le va viniendo a su prodigiosa cabeza. Un día escribía una mazurca, otro día un vals, otro día anotaba una copla bien de Jota, bien de otra cosa, que ahora mismo no recuerda, pero que ya vendrá a la memoria.
Está mayor, ha trabajado mucho y ha pasado lo suyo en esa "maldita guerra" y ahora no quiere que todo esto, mucho o poco que tiene, se pierda. Quiere que alguien lo vea, escuche y guarde si es posible para siempre, pues su corazón de vez en cuando le da "pequeños sustos" que de momento y "gracias a Dios" van pasando. Alfonso, que lo ve prácticamente todas las veces que va al pueblo, habla con él y le habla de nosotros del recientemente formado Grupo Folklórico Alto Aragón, pues su casa y carnicería de Jaca está en la Calle Mayor prácticamente enfrente del Colegio Escuelas Pías, que es donde el Grupo ensaya día sí, día no.
Nos habla del Sr. José, de sus canciones, de sus músicas del PALOTIAU DE SINUÉS, es el único vivo que lo ha danzado, nos recalca, y tiene 80 años. La verdad es que rápidamente nos pusimos en contacto tanto con Alfonso como con el Sr. José, para emprender un trabajo de recuperación que nosotros, en principio, no sabíamos lo largo y duro pero fructífero que sería.
Habíamos comprado un grabador-reproductor de cassette, pesaba un par de kilos y en las grabaciones se oía el motor, el arrastre de la cinta y todos los ruidos de alrededor, pero hacía bien sus funciones y grabábamos todo lo que podíamos. Cassette en mano unas pilas de repuesto y dos cintas de 90 minutos, por si acaso, nos acercamos, primero unos pocos, a conocer y "charrar" con el Sr. José. Nos recibieron en Senegüé su familia.
“Otra vez nos avisáis con mas tiempo”, - nos dijeron, - “hay que darle "Coramina" (medicina para el corazón) una hora antes de que vengáis, pues se pone nervioso cuando recuerda aquellos días”.
Siempre era domingo, pues trabajadores o estudiantes todos nosotros era el mejor día para salir, aunque algunos como Enrique Tello hasta en bicicleta algún día más. En principio nos acercábamos unos pocos para tomar contacto y no agobiarle, pasados los primeros días ya no podíamos ir tres o cuatro, tenían que ser diez a doce, ocho para danzar lo que nos había enseñado el domingo anterior, y tres o cuatro de rondalla para tocar la música. El corregía siempre lo que hacíamos tanto de danza como de música. Su memoria le traicionaba y a veces: "Los pares a la derecha, los impares a la izquierda"; pero al domingo siguiente: "Los pares a la izquierda, y los impares a la derecha". Bueno, no era problema pues volveremos más veces y si a la izquerda nos lo dijo seis veces y a la derecha sólo dos, se hacía a la izquierda por "mayoría absoluta". La verdad es que fue más de un año el tiempo que nos acercamos a Senegüé para estar con el Sr. José y aprender mucho y bien todo lo que el recordaba de su juventud y de aquellos años que a primeros de Octubre, para la Virgen del Rosario se cantaba y danzaba en Sinués para la fiestas.
Mazurcas, Albadas, coplas de Jotas, y sobre todo el Paloteao de Sinués completo, que pudo llegar a enseñarnos en estos agradables domingos que pasamos con él , no en su pueblo Sinués pero si en el que pasó sus últimos días Senegüé, últimos días pues en nuestro primer disco "Pueblos y Gentes" incorporamos una Marzurca una Sobremesa y parte del Paloteao que fue presentado en el Palacio de Congresos de Jaca y que el Sr. José no pudo asistir pues falleció; pero falleció satisfecho por haber legado al Grupo todo este material, según nos comentó su hijo, en el pequeño pero sentido homenaje que hicimos en la presentación. Posteriormente nos entregaron una foto y una mandolina que siguiendo sus instrucciones quería que fueran para el Grupo, y que en un lugar de honor guardamos en nuestro local social.
Muchas gracias Sr. José.

Rafa